Aumentan casos de ludopatía entre los yucatecos

Las personas más enganchadas a los juegos de azar en esta entidad son gente de la tercera edad, (por lo general jubilados) y jóvenes de 21 a 40 años de edad.

NOTIMEX

La ludopatía o la adicción a los juegos de azar empieza a convertirse en un auténtico problema para la estabilidad emocional y mental de miles de personas en esta entidad, por lo que empiezan a surgir iniciativas para tratar de evitar su propagación.

Según los últimos datos estadísticos obtenidos de la Segunda Encuesta Estatal de Adicciones hecha en 2014, se calcula que entonces unas 28 mil personas presentaban problemas por su adicción a los juegos de azar en esta entidad, y se considera que la cifra ya supera las 30 mil en la actualidad.

Esa encuesta indica que las personas más enganchadas a los juegos de azar en esta entidad, son gente de la tercera edad, (por lo general jubilados) y los jóvenes de 21 a 40 años de edad.

De hecho, el ser jugador compulsivo es un padecimiento, que ya está catalogado, por la Organización Mundial de la Salud, como una “enfermedad emocional”.

Desarrollan en Yucatán software para combatir violencia de genero

Crean proyecto pionero para aprovechamiento del sargazo en Yucatán

El director del Centro de integración Juvenil (CIJ), Víctor Roa Muñoz, indicó en entrevista para Notimex que desde el año 2015 se observa una tendencia al alza de personas adictas al juego que acuden a pedir ayuda a ese centro.

“Es una adicción que, a diferencia de otras drogas, no causa un daño físico, pero sí mental que puede a llegar a ser muy grave y no distingue posición socioeconómica”, explicó.

Un factor que complica la ayuda a las personas adictas al juego, es que no consideran que tener ganas de apostar sea una enfermedad mental y aunque pierdan mucho dinero por jugar, siempre creen que se recuperarán con un “golpe de suerte” que les hará salir de los problemas en lo que se han metido.

“Eso no pasa nunca, y el seguir apostando lo único que les trae son más problemas emocionales, pues suelen meterse en problemas financieros con bancos por el uso desmedido de tarjetas de crédito o en conflictos por dinero entre sus familiares”, dijo.

Indicó que el CIJ ya cuenta, desde el 2015, con un protocolo de intervención y ayuda para personas que padecen por su adicción al juego para quien solicite el apoyo.

Por su lado, la diputada local de Movimiento Ciudadano, Milagros Milagros Romero Bastarrachea, indicó que su partido ya trabaja en la elaboración de una iniciativa para regular los establecimientos de juego de azar, que busca evitar más casos de ludopatía y generar campañas de difusión, dirigidas a detectar esta enfermedad.

Dijo que el problema se agravó cuando más allá de los casinos, se empezaron a extender, en el interior del estado, las maquinas tragamonedas llamadas popularmente mini casinos, que también han metido en apuros a muchos hombres y mujeres que adquieren deudas para jugar,

“La mayoría de las personas que padecen ludopatía adquieren deudas millonarias que luego son incosteables, lo que origina que a largo plazo pierdan propiedades y con esto el deterioro de las relaciones familiares, en el trabajo, entorno social, caigan en depresión y eventualmente suicidio”, subrayó.

La iniciativa propone que estos establecimientos estén a 500 metros de los planteles educativos, así como de bibliotecas, que cumplan con las condiciones de iluminación y ventilación adecuados, contar con acceso directo y a la vista del público.

De tal modo, que no podrían tener privados o habitaciones separadas del local autorizado, así como contar con carteles de prevención y riesgos de la adicción al juego en baños, recepción, zona de compra y recargas de tarifas para juegos.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestras newsletters aquí