Sergio Obeso Rivera, fue un gran promotor de la paz en México: Diócesis de Veracruz

Díaz Mendoza, aseguró que su primer contacto con su eminencia Sergio Obeso Rivera, fue en su etapa de acólito de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, Príncipe de la Paz en Veracruz.

Foto: Agencias

En punto de las 20:40 de la noche del pasado domingo, la noticia del fallecimiento del Cardenal y Arzobispo Emérito de la Arquidiócesis de Xalapa, Sergio Obeso Rivera, a sus 86 años, consternó no solo a la iglesia católica del estado de Veracruz, sino de México y el mundo.

“Un hombre sencillo y extraordinario ser humano”, fue así como lo recordó el vocero de la Diócesis de Veracruz, Víctor Manuel Díaz Mendoza.

Entrevistado por EL DICTAMEN, Díaz Mendoza, aseguró que su primer contacto con su eminencia Sergio Obeso Rivera, fue en su etapa de acólito de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, Príncipe de la Paz en Veracruz. Después visitaba el seminario como Arzobispo Emérito de Xalapa.

“Un hombre muy inteligente, un hombre de iglesia, un hombre a quien la iglesia en México, le debe la reforma constitucional, la relación de iglesia-estado y desde luego un documento que en el año 2000, viene a revitalizar la vida de la iglesia”, comentó.

Restos del Cardenal Sergio Obeso fueron velados en la Catedral de Xalapa
Gobernadores y empresarios firmarán pacto para el desarrollo del campo

Destacó la participación el Cardenal Obeso Rivera, en algunos episodios significativos de la historia de nuestro país, como las negociaciones de paz y reconciliación de los Acuerdos de San Andrés, en los esfuerzos de restablecimiento de las relaciones entre el Estado Mexicano y la Santa Sede al promover la ley reglamentaria del artículo 130 Constitucional.

Sin duda, Obeso Rivera, fue un gran promotor de la paz en Veracruz y México, es por eso que su legado y enseñanza, dejará una especial huella en la grey católica de la entidad veracruzana.

“Fue un hombre de iglesia, formando sacerdotes y hombres de Dios, de constante escucha de la palabra De Dios y de Eucaristía, a él se le debe el trabajo del reconocimiento jurídico de las iglesias en Mexico, la reforma constitucional del artículo 130, además coordinó el documento de gran importancia en el año 2000, con el cual la iglesia en Mexico, cruzó hacia el tercer milenio titulado “Del encuentro con Cristo a la solidaridad con todos”, los primeros diálogos para La Paz en Chiapas, cuando se levantó el Ejército Zapatista de Liberación Nacional”, comentó.

En otros trienios fue responsable de los servicios de las Comisiones de Pastoral Social y del Clero, así como gran impulsor del proceso de canonización de San Rafael Guízar y Valencia.

Sin duda, un pastor eximio muy cercano a los feligreses y de una gran caridad pastoral.

La iglesia católica ruega por el descanso eterno de su eminencia Sergio Obeso Rivera, Arzobispo Emérito de Xalapa.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.