Diseño de Imagen

El arreglo personal después de vacaciones

Por: Yazmin Zúñiga

En agosto se regresa a clases, y en muchos países también implica volver a la vida laboral. Y es que, después de las vacaciones de verano, ir de vuelta a la rutina no es tarea fácil, pero sabemos que la organización es clave para salir victoriosos de todas las actividades que debemos llevar a cabo.

Entre el huracán de tareas por cumplir, un aspecto que para muchas personas no es considerado prioridad, es el arreglo personal; olvidando que es la primera herramienta de comunicación que un individuo tiene en la vida offline, así que posee la comprometedora tarea de proyectarle al mundo qué tanto nos amamos y valoramos (una gran responsabilidad sin duda). Anteriormente, los domingos eran los días destinados para lucir las mejores prendas, con el pasar de los años ha ido cambiando esta costumbre, ya que cada persona tiene sus eventos o actividades especiales programadas de acuerdo a sus necesidades, pero aún con ello, considero que se debería ejecutar esta idea de manera diaria. ¿Acaso el despertar y poder respirar no es suficiente para arreglarse y salir a la calle? Me refiero a celebrar la vida, a estar agradecidos por poder pasar un día más en el mundo, de disfrutar a nuestros seres queridos y tener la oportunidad de aportar nuestro granito de arena a esta tierra o a la vida de otro ser humano.

Esta premisa debería bastar para procurarnos y convertirnos en nuestra mejor versión antes de cruzar la puerta de casa cada mañana. A veces, damos por sentado muchos aspectos y dejamos de agradecer lo que se tiene. Así que la invitación es a no tener miedo a ponerse eso que tanto te gusta (y que estas guardando para “ese día”). Sí, ya sé que hay reglas y también momentos pertinentes, pero se trata de encontrar el punto medio, disfrutar el proceso y echar a andar la imaginación. ¿Sientes que tienes poco presupuesto? Reinventa un look que ya tengas, haz combinaciones distintas; esa blusa favorita ahora úsala con otra prenda que no sea tu jean.

¿Qué tal si a tu sudadera le agregas unos patchs? Esos que antes se usaban para remendar pero que hoy en día dan un toque personalizado y chic a la ropa. ¿Te cansaste de tus tenis? Cambia el color de las agujetas. ¿Qué pasa con ese vestido de flores que ha estado colgado para una ocasión especial? Conviértelo en casual con tenis y una chamarra de mezclilla (también unas sandalias funcionarán de maravilla). ¿Y si hablamos de esa camisa para la cita perfecta? Ya la tienes y es contigo. ¿Te toca usar uniforme? Puedes agregar accesorios para hacerlo más divertido: pines, pañuelos, boutonnières, broches, ¡entre muchos otros!

¿Puntos para no olvidar? Levántate temprano, haz del tiempo tu aliado. Yo soy una amante de las rutinas porque implican disciplina pero también porque son un reto para reinventar nuestro itinerario y a nosotros mismos. ¡No hagas a un lado la importancia de sentirte especial y ganador antes de salir de casa! ¿Si no lo hacemos nosotros, por qué te quejarías de no ser tomado en cuenta por los demás? ¡Nos leemos el próximo viernes!

Yazmín Zúñiga

PR & Image Consultant

Correo: [email protected]

Whatsapp: +33 7 66 44 35 31

Instagram: @yazmin_zues

Facebook: Yazmín Zúñiga