Convierte la lectura en uno de tus hábitos

¡Hola de nuevo, querido lector! Estamos a tan sólo cuatro meses de terminar el año y he escuchado a varios amigos decir que no han podido cumplir todas las metas que se habían fijado para este 2019. Una de las que más me llamó la atención fue la de una persona que se propuso leer un libro por mes, pero no ha podido terminar siquiera el que comenzó en enero. El hábito de la lectura se ha descuidado en los últimos días, debido a que nuestra atención está atrapada en los dispositivos electrónicos, las redes sociales y demás. Sin embargo, todos sabemos que leer trae múltiples beneficios para la persona que tiene tal costumbre y, por eso, hoy te comparto consejos para adquirir el hábito de lectura:

NO LEAS SOBRE LO QUE NO TE INTERESA: Si estás iniciando tu hábito de leer con frecuencia, elige lecturas sobre temas que te gusten o te interesen bastante para que la lectura te sea agradable y ligera. No leas sobre lo que todos leen o lo que todos creen que debes leer. Por ejemplo, si no te gusta la política, no te fuerces a ti mismo a leer sobre tal tema porque, además de que no lo disfrutarás, no lo comprenderás y será como haber hecho una lectura vacía y sin sentido.

ELIGE LECTURAS CORTAS AL PRINCIPIO: Aunque no lo notes, cuando eliges un libro, tu cerebro te mentaliza sobre el tiempo, el esfuerzo y las energías que vas a invertir en leer esa obra. Si no eres un “devorador de libros”, inicia con lecturas cortas, puede ser un ensayo, un cuento, una novela corta, o incluso una revista de cómics. Se trata de no predisponerte a que realizarás una actividad cansada o a la que no estás acostumbrado y de evitar que la realices con pesadez o mal humor. Poco a poco, podrás ir eligiendo lecturas más extensas y hasta más complejas.

LEE A SOLAS: A veces leemos cuando tenemos un tiempo libre en la oficina, en la escuela o mientras salimos a dar un paseo, sin embargo, éstos son lugares donde frecuentemente hay mucho ruido o mucha gente. Tomando en cuenta que estamos fomentando nuestro hábito de lectura, lo mejor es leer en un espacio donde podamos llevar a cabo una lectura fluida, sin distracciones y sin interrupciones. Leer a solas nos permite tener un acercamiento más genuino con el libro porque sólo somos “el libro y yo”. Así, nuestra experiencia será más plena y satisfactoria.

HAZ UN CRONOGRAMA DE LECTURAS: Cuando hayas elegido el libro que quieras leer, revisa cuántas páginas o capítulos tiene, y piensa en cuánto tiempo deseas terminar de leerlo. Divide el número de páginas o capítulos entre el número de días que tienes para terminarlo y haz un cronograma. El objetivo es lograr una lectura estructurada que te permita mentalizarte para una actividad ligera, sencilla, sin presiones y adecuada a tus tiempos. Sé muy sincero a la hora de hacer el cronograma; no programes dos capítulos para cada día si no estás seguro de poder cubrir esa carga. Inicia con poco, recuerda, y después, podrás ir aumentando la extensión de lectura de cada día. Incluso puedes dividir tus lecturas en las secciones del libro, por ejemplo, un día leer únicamente el prólogo y al otro día, la introducción.

DESTINA UN TIEMPO DE CADA DÍA A LEER: Además de estructurar tu lectura en un cronograma, elige un momento específico de tu día para destinarlo a leer. Si tienes diversas actividades y en diferentes horarios, tu tiempo para leer puede variar; el caso es que, no importa que no lo hagas a la misma hora, pero que leas todos los días. La extensión de tiempo también la eliges tú. Bien puedes elegir leer una hora o solamente 20 minutos diarios.

Lo más importante es que notes que la lectura es una actividad que depende totalmente de ti y que se adecúa a tu persona, tu rutina, tus tiempos y tu ritmo. Sólo es cuestión de que te animes a adquirir este hábito que, además de beneficiarte en diversos aspectos, llegará a resultarte bastante entretenido.