China se abriría más a la inversión extranjera

Permitiría coberturas, nuevos futuros y un índice de volatilidad

Ante una más de las semanas más activas que se recuerdan desde que empezó el conflicto comercial entre China y Estados Unidos, el gigante asiático está valorando la posibilidad de dar un paso más en la apertura de sus mercados a los inversores internacionales, demostrando que está pensando eliminar la prohibición de invertir en el mercado a través de futuros, en permitir al inversor internacional que invierta en bolsa y en materias primas del país, y todo sin la necesidad de recibir una aprobación y cuota del Gobierno chino. También analizaría lanzar un nuevo abanico de productos financieros, como futuros sobre el índice MSCI China A, e incluso elaborar un índice de volatilidad de la bolsa que sea una referencia para hipotéticos derivados financieros que se puedan lanzar a la venta en el futuro.

De esa manera continuaría con la tendencia aperturista de los últimos años, que ha permitido la compra de acciones de la bolsa de Shanghai a inversores internacionales a través de Hong-Kong, a finales de 2014. En 2017 tomó una medida similar para el mercado de bonos. Pero la imposibilidad de utilizar coberturas de forma sencilla ha sido siempre un lastre para los inversores, y para muchos institucionales estos instrumentos son clave para poder hacer coberturas de sus inversiones.

Estas medidas incluyen la autorización para que los inversores internacionales tengan mayoría en las empresas de participación conjunta que operen en China, y han anunciado que en 2020 eliminarán los límites que existen para los extranjeros en la participación del capital de empresas en el país, donde los inversores extranjeros son propietarios de cerca del 3% de la capitalización de los valores chinos y en torno al 2% en los bonos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.