La humanidad está mal y de malas

Tal y como les dije en una ocasión, le adjudican a Don Porfirio Díaz la frase de: “Nunca podemos estar tan mal, que no podamos estar peor y nunca podemos estar tan bien que no podamos estar mejor, pero, en el caso de los seres humanos se nos debe de aplicar la primera, pues resulta que cuando no estamos presos y nos andan persiguiendo. Y ahora que estamos en pleno cataclismo del calentamiento global, una mano piadosa tuvo a bien comenzar una serie de incendios en la selva amazónica, que ya se incrementó la estadística en un 84% en lo que respecta al número de incendios en el periodo del año pasado al actual en todo el territorio brasileño.

Por lo pronto, el Presidente de Brasil ya culpó a las ONGs ambientalistas de haber iniciado los actuales incendios para llamar la atención mundial, pero, según esto la gente le ha revirado al Presidente Jair Bolsonaro de que la deforestación en la Amazonia ha aumentado rápidamente desde que él llegó al poder en enero de este año. El número de hectáreas quemadas es bastante grande, incluso, un poco menos de lo que es el territorio mexicano. O sea, está canijo y lamentable para toda la creación, pero, incuestionablemente que la avaricia puede más que la vida misma, pues quienes han realizado estos incendios intencionales no se dan cuenta de que en ello les va la vida misma a ellos mismos.

NO TENEMOS NI IDEA DE QUE NOS ESTAMOS DESTRUYENDO NOSOTROS MISMOS
Los terrenos siniestrados son dedicados a la minería, a la ganadería y a cultivos de gran rendimiento para los propietarios de dichos predios. Pero, la destrucción de la amazonia significa, reitero, un enorme perjuicio para la humanidad y la creación en general.

A MENOR ESCALA, PERO EN MÉXICO TAMBIÉN SE VIENE DANDO ESTA PRÁCTICA
Pero, esto de la quema de bosques y selvas para aprovechar las tierras siniestradas para cultivos no es privativo del Brasil, en nuestro país sucede lo mismo, claro, no a tal escala, pero, se dan los casos, como los incendios sucedidos en la península de Yucatán, con motivo de las sequías, pero, lo mejor de este asunto es que una vez pasado el fuego, las áreas objeto del incendio no son reforestadas, sino dedicadas, según la zona, a cultivos, ganadería o a desarrollos turísticos, lo cual da un margen tremendo a las especulaciones.
Y el asunto del calentamiento global y los terribles efectos que está teniendo sobre nuestro planeta, no debe dar lugar a este tipo de especulaciones, de estar quemando zonas boscosas y selváticas con el único ánimo de obtener unos cuantos beneficios económicos intrascendentes si se llega a considerar el tremendo daño, casi irreversible que se le está ocasionando al mundo entero.

AHÍ VAMOS LOS HUMANOS EN LA DESTRUCCIÓN DEL PLANETA ¡NUESTRO ÚNICO HOGAR!
La humanidad está padeciendo la más tremenda crisis climática de su historia y resulta que a su manera, prácticamente la mayoría de los seres humanos estamos haciendo lo propio y necesario para incrementar las causas de esta crisis, pero ¡Cómo nos quejamos de las consecuencias! Terrible pero verdad, lo peor es de que no se ha tomado conciencia de hacia dónde vamos con esta actitud y la forma tan devastadora en que les estamos dejando el planeta a las nuevas generaciones.
(Intermedio, el martes les cuento lo de la CFE en la zona de Xalapa)

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.