Privacidad y competencia puntos débiles de las tecnológias

Los reguladores las tienen en la mira

Foto: Agencias

Ninguna religión, ideología o gobierno en la historia de la humanidad ha concentrado tantos seguidores como las grandes compañías tecnológicas, de quiénes dependemos para nuestras actividades laborales, recreativas, educativa y sociales, pues unos dependemos un iPhone de Apple para comunicarnos, otros de WhatsApp para enviar mensajes, todos hacemos búsquedas en Google de Alphabet, compramos en Amazon o utilizamos documentos de Word, Excel o Power Point para aprender o enseñar. Lo mismo podemos decir de Facebook, Instagram y otras.

Pero cinco compañías concentrar el mayor poder: Alphabet, Amazon, Apple, Facebook y Microsoft; por su capitalización bursátil alcanzan los 4,2 billones de dólares, superior al PIB alemán; Apple emplea a 2,4 millones de estadounidenses y hay más de 1.400 millones de dispositivos activos de su marca en todo el mundo; Facebook tiene 2.410 millones de usuarios; Amazon más de 300 millones de clientes en el planeta; Alphabet controla más de 1.500 millones de cuentas de correo electrónico con Gmail y más de 155 millones de empresas usan Office 365 de Microsoft.

Eso mantienen alarmados a los reguladores de todo el mundo, por los datos de miles de millones de personas, desde que se descubrió la anómala gestión de privacidad de sus usuarios que Facebook realizó en el caso de la consultora Cambridge Analytica, que obligó a Mark Zuckerberg a comparecer ante el Congreso de EEUU o el Parlamento Europeo reconociendo la culpa y ofreciendo corregir los errores. Sin embargo, esta semana, Bloomberg descubrió que contratistas humanos de la compañía revisaban y transcribían los mensajes de voz de su Messenger.

Lo mismo ocurrió con, Amazon sorprendida haciendo eso en abril, Google y Apple hace un mes y Microsoft la semana pasada. El tamaño y las prácticas de esos titanes preocupa a los reguladores y en EEUU, el Departamento de Justicia y la Comisión Federal de Comercio han abierto investigaciones sobre estas compañías.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.