El plan de Cepal para el desarrollo de AL

Crecimiento, desigualdad y sosteniblidad del medio ambiente

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) tiene su sede en Santiago de Chile, de donde coordina dos sedes subregionales: una para América Central, con sede en la Ciudad de México (creada en 1951 por destacados economistas como Ifigenia Martínez), y otra para los países del Caribe, situada en Puerto España (Trinidad y Tobago) (1966). Se trata de un organismo regional dependiente de la Organización de las Naciones Unidas responsable de promover el desarrollo económico y social de la región.

Desde el 1 de julio de 2008, su secretaria ejecutiva ha sido la mexicana Alicia Bárcena Ibarra que por lo visto siente que todo está a favor de un Plan Verde para impulsar a Latinoamérica, una región que no ha logrado afrontar sus grandes retos de crecer, reducir la desigualdad y, además, hacerlo de una forma sostenible para el medio ambiente. Sostiene que no basta con reducir la desigualdad y mejorar la productividad, sino que hay que cuidar al planeta, lo que llama “El gran impulso ambiental”, con un plan que fomente las inversiones verdes del sector privado, mejore la eficiencia energética de las empresas y sustituya progresivamente a los hidrocarburos por renovables.En sus conferencias, la bióloga habla de un big push Ambiental, modelo de crecimiento ecológicamente sostenible, inspirado en la teoría del economista Paul Rosenstein-Rodan, que en 1943 señaló por primera vez de la necesidad de proyectos de inversión simultáneos y en múltiples industrias, en oposición a una serie de pequeñas inversiones puntuales, para sacar de su atasco a las economías emergentes.

Para explicarla usó la metáfora del avión, que consiste en lograr que un país en desarrollo entre en una senda sostenible de crecimiento igual que despega un aeroplano, que no se puede hacerlo sin haber alcanzado antes un mínimo de velocidad (nivel de inversiones).Bárcena no cree en una retirada automática del petróleo, pero sí en un modelo de carbono neutral, en el que los países siembran bosques o restringen otras emisiones de CO2. También, en comenzar ya con el tránsito hacia una economía con menor dependencia de los combustibles fósiles y pone de ejemplo a Ecuador, que sabe que le queda petróleo para 17 años y tiene que ir buscando alternativas. José Luis Samaniego, responsable de desarrollo sostenible en la CEPAL, sostiene que si renovables no se han disparado aún en la región es por la falta de inversión en redes.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.