Falta de coherencia en política de México preocupa a inversionistas: Moody’s

La debilidad proviene principalmente de la inversión privada "persistentemente débil y de tensiones fiscales", agregan.

Xinhua

El apetito de los inversionistas por México se ha reducido ante una menor confianza en la política económica del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que perjudica las perspectivas del país hacia el 2020, consideró hoy la calificadora Moody’s Investors Service.

La agencia de análisis indicó que “la falta de coherencia” en las políticas tiene repercusiones en las empresas no financieras instaladas en el país.

“La preocupación en torno a la política económica ha disminuido el apetito de los inversionistas y la inversión bruta fija se mantiene relativamente estable, pero se ha debilitado, especialmente en términos de inversión extranjera directa”, señaló en el reporte la analista asociada de Moody’s, Sandra Beltrán.

Moody’s pronostica un crecimiento de la economía mexicana para este año del 1,2 por ciento y del 1,5 por ciento para 2020, lo que implica una desaceleración frente al 2 por ciento registrado en 2018.

La debilidad proviene principalmente de la inversión privada “persistentemente débil y de tensiones fiscales”, agregó Beltrán.

La calificadora indicó que la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) enfrenta un entorno regulatorio incierto, a la vez que el debilitado estado de sus finanzas le impide realizar inversiones de capital.

Medidas para impulsar economía mexicana tendrá impacto limitado: Moody’s

Latinoamérica con buena perspectiva petrolera, excepto México: Moody´s

Según estimaciones de la calificadora, la inversión de capital de Pemex en exploración y desarrollo podría crecer un 21 por ciento este año, a 6.900 millones de dólares.

“Pero probablemente este monto no sea suficiente para incrementar sus reservas de manera adecuada”, indicó.

Moody’s, junto a otras calificadoras de riesgo, ha advertido que la nota crediticia de México podría reducirse debido a los problemas de deuda que enfrenta Pemex, que ha registrado un declive en la producción de crudo y un subsecuente debilitamiento en sus finanzas.

El 5 de junio pasado, la agencia cambió de “estable” a “negativa” la perspectiva de las calificaciones de México, aunque reafirmó las notas del emisor en moneda local y extranjera en “A3”.

México, la segunda mayor economía de América Latina después de Brasil, se encuentra en una fase de desaceleración en línea con el ritmo global.

El gobierno del presidente López Obrador, que inició el 1 de diciembre pasado, ha planteado tasas de crecimiento económico del 4 por ciento, centrado en una política de austeridad y combate a la corrupción.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.