Cáncer de cabeza y cuello se vuelve más agresivo con humo de cigarro

El humo del cigarrillo cambia el metabolismo de las células, haciendo que los tumores sean más eficientes como ecosistema para promover el crecimiento del cáncer, dijeron investigadores de Estados Unidos

El humo del cigarrillo reprograma las células que rodean a las células cancerosas e impulsan la agresividad del cáncer de cabeza y cuello, el sexto tipo de tumor más frecuente del mundo, alertaron investigadores Investigadores de la Universidad Thomas Jefferson (Estados Unidos).

De acuerdo con Ubaldo Martinez-Outschoorn, líder de esta investigación que se ha publicado en la revista “Molecular Cancer Research”, el humo cambia el metabolismo de las células, haciendo que los tumores “sean más eficientes como ecosistema para promover el crecimiento del cáncer.

Nuevo análisis de sangre ayudará a detectar el cáncer de mama

Implantes de senos aumentan riesgos de cáncer: FDA

Más de la mitad de las células de los tumores son células de apoyo y crean lo que los científicos llaman el estroma tumoral, el tipo de célula más común en el estroma tumoral son los fibroblastos, que ayudan a mantener la arquitectura de los tejidos.

Sabiendo que el humo del cigarrillo es el factor de riesgo más fuerte para este tipo de cáncer, los investigadores se plantearon entender mejor cómo cambia el metabolismo de las diferentes células del tumor.

Para ello, expusieron los fibroblastos al tabaco, según su estudio, los fibroblastos aumentaron un tipo particular de metabolismo llamado glicólisis, que produce metabolitos que son usados por las células cancerosas cercanas para ayudar a estimular su crecimiento.

Además, estas células cancerosas adquirieron ciertas características de malignidad, como una mayor movilidad y resistencia a la muerte celular.

El mayor apoyo de los fibroblastos expuestos al tabaco causó tumores más grandes en un modelo de ratón de la enfermedad, además también encontraron una proteína en los fibroblastos expuestos al tabaco que parecía impulsar estos cambios metabólicos.

“La proteína, llamada transportador de monocarboxilato 4 (MCT4), es un mecanismo importante por el cual el humo del cigarrillo ejerce agresividad contra el cáncer, y hemos demostrado cómo manipularlo y, con suerte, revertirlo. También hemos visto que los fibroblastos expuestos al humo interactúan con otras células del estroma tumoral, como las células del sistema inmunológico”, detalló Martinez-Outschoorn.

Con información de Europa Press

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.