Cubanos, en espera de “calidad de refugiados” para permanecer en el país

Curiosamente, unos 15 son cubanos, a quienes se les identifica de inmediato por su acento y fuerte manera de hablar.

Foto: Agencias
  • Cambiaron ruta de Florida, a Centroamérica y México para llegar a Estados Unidos
  • Delegación de Migración en Veracruz “no da entrevistas a la prensa”

El grupo de 8 cubanos, entre mujeres y hombres jóvenes, aguarda en las afueras de la delegación del Instituto Nacional de Migración ubicada en el centro histórico de la ciudad.

Están a la espera de que Migración les resuelva el otorgamiento o no de la calidad de refugiados. Es lunes, y dentro en la sala de espera de esta delegación se observa llena de migrantes, quizá en su mayoría centroamericanos, otros gente de color, y entre ellos algunos blancos que tal vez acudieron a refrendar su permanencia legal.

La breve estancia, en espera de la enésima solicitud de entrevista con el delegado Raúl Alberto Paredes (denegada una vez más ante el argumento de la asistente de que “no se dan entrevistas) permite observar que hay muchas personas en espera de atención.

Curiosamente, unos 15 son cubanos, a quienes se les identifica de inmediato por su acento y fuerte manera de hablar.

Por riesgos a usuarios, PC y SIOP cierran el Teatro de la Reforma
Fumigan casas en el Puerto de Veracruz por aparición de arañas violinistas

El grupo que ya ha salido de la delegación, charla en la baqueta de enfrente y se pone de acuerdo en las acciones que habrán de realizar en los días siguientes, ya que aún no obtienen la calidad de refugiados que han solicitado.

No se resisten a contar al reportero la peripecias enfrentadas desde que salieron de la isla en mayo pasado rumbo a Nicaragua, algunos en avión en calidad de turistas y otros en balsas de manera ilegal, para de allí enfilar hacia la frontera sur de México en su objetivo de llegar a Estado Unidos.

Son jóvenes entres los 25 y 30 años de edad, quienes visten incluso a la moda: mezclilla, tenis, lentes oscuros y corte de pelo a la vanguardia también.

Comentan que en Chiapas, en la Comisión Mexicana de Apoyo a Refugiados (Comar) lograron obtener pase para buscar la calidad de refugiados, pero de allí fueron enviado a la estancia migratoria de Acayucan, en donde señalan que no recibieron una buena atención.

Si bien estuvieron 50, 60 días en la estancia migratoria, exponen que hay hacinamiento y un inadecuada atención. Para ellos, asegura, fue una mala experiencia su paso por la estancia migratoria, en donde a pesar de pedir que no les sirvieran chile en la comida, pareciera que se lo ponían como una represalia a su petición.

Admiten que ante la nueva política migratoria en Estados Unidos que les cancela atenciones que antes gozaba, dejaron de buscar ingresar por la Florida, por ello hoy buscan hacerlo por Centroamérica y México a través de la frontera sur.

Subrayan que en Cuba la situación es sumamente difícil para la sobrevivencia, apenas alcanza para comer. Uno de ellos refiere que era taxista, de cuya labor apenas obtenía para comer.

Otro se dedicaba a lo que en México se denomina comercio ambulante vendiendo “chupa-chupa” (paletas de dulce) y otros artículos, pero si el estado lo detecta son enviados meses y hasta un año a prisión.

En Cuba, coinciden los miembros de este grupo, no se pude progresar. Si trabajas para el estado, “o vistes o comes, pero no puedes hacer las dos cosas”.

Hoy, en su paso por México, esperan que les den la calidad de refugiados para poder quedarse en nuestro país y encontrar un trabajo, ya que saben de las dificultades de pasar la frontera norte de México hacia Estado Unidos en estos momentos.

“Preferiríamos quedarnos en México un tiempo y posteriormente analizar la posibilidad de seguir hacia Estados Unidos en donde la mayoría tenemos familia”.

No quieren regresar a Cuba porque si son deportados quedan señalados por el gobierno, son vistos con desconfianza y vigilados de manera permanente.

Uno de los integrantes que sale de las oficinas de la delegación, les notifica que deben regresar mañana u otro día para continuar con el trámite de refugio.

-¿Y si no se los dan? pregunta el reportero.

-Pues nos desaparecemos de aquí, porque a mí no me regresan a Cuba.

-Ni a mí, señala una joven cubana que dice haber perdido el producto de su embarazo durante su permanencia en Chiapas.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.