TANATOLOGIA Y VIDA

“Me doy permiso”: las manifestaciones del duelo

Por: MARIANA OSORIO/TANATOLOGA

Cuando se sufre una perdida inmediatamente dejamos de percibir nuestro mundo como lo conocemos, enfrentándonos a una realidad fragmentada, donde nos hace falta esa parte que ya no está. ¿Han armado un rompecabezas? Funciona igual, el rompecabezas es nuestro mundo y está formado por diferentes elementos, emociones, sentimientos, personas, mascotas, un empleo, una casa; esos elementos son piezas únicas cada una con un tamaño y un lugar que embona a la perfección, si quitamos algunas piezas solo lograremos ver fragmentos de un todo. Entonces nos enfrentamos a una realidad distorsionada donde ya no vemos igual, ya no oímos igual, ahora no solo sentimos diferente también nos vemos diferentes.

La tanatología trabaja con la persona como un ente-bio-psico-social, un ser multidisciplinario que cuenta con su parte espiritual, biológica, psicológica y social; estas partes se ven afectadas con diferentes manifestaciones cuando vivimos el duelo por la pérdida en nuestra realidad fragmentada. Y sí, ya habrá momento de volver a armarlo todo, aunque parece imposible sucederá.

Por ahora tienes que darte tiempo, tienes que darte permiso de sentir todas las emociones: tristeza, depresión, culpa, miedo. No estás mal, todo lo que sientes es normal, el llanto constante, el vacío en el estómago, esa opresión en la garganta que a veces te lleva al aislamiento porque no quieres hablar con nadie, ver a nadie, has dormido tan poco y dices ¡por favor no me llamen¡, no me interesa hacer planes, me ausentaré unos días de la oficina y el club, me siento aturdido, con falta de concentración o, por el contrario, ahora trabajo más, me he llenado de tantos reclamos y negación que comienzo a pensar que he perdido la fe.

Respira, date tiempo, todo lo anterior es normal, son síntomas de que estás viviendo un “Duelo”. Según la psiquiatra Elisabeth kübler-Ross tiene 5 etapas: negación, ira, negociación, depresión  y aceptación. Estas etapas no llevan un orden especifico, quien vive un duelo transitará a través de ellas durante algunas semanas o meses. (Pasar más de 6 meses con estos síntomas ya es un duelo complicado y señal de que debes platicar con un especialista). El dolor es algo temporal, puede durar minutos, horas, días o incluso años, pero llegará a un final donde otra cosa tomará su lugar, y es ahí, solo ahí, cuando todas las piezas del rompecabezas volverán a tener sentido.

Escríbeme:  [email protected]

Sígueme instagram: @marianatanatologa