Al Margen del Café

Escucha, entiende y responde

Por: Katya Ortiz

A diario tenemos conversaciones con todas las personas que nos rodean. Muchas son meras trivialidades, otras muchas son relativas al trabajo y algunas más importantes son con nuestros seres queridos, amigos y familiares. Cada conversación, por ende, es diferente y requiere de nosotros una respuesta específica ya que la intención de involucrarnos evidentemente es obtener algo de nosotros. Hay que señalar también que a veces solo se necesita de nosotros que escuchemos.

Dependiendo de la conversación que tenemos es la postura que solemos tomar y la misma postura va determinar un posible resultado. Lo que a veces olvidamos es que no necesitamos ganar siempre una conversación. Una persona consciente sabe siempre buscar ganar una conversación te va llevar a un rincón donde estarás cada vez más solo. Pero no solo será un nivel profundo de soledad sino que también será uno de cero crecimiento.

Ya hemos hablado en otro momento de cómo opera nuestro cerebro estando siempre a la defensiva por lo que  cambiar esta situación no es fácil. El primer paso para llegar ahí es escuchar, escuchar, escuchar. Estamos hechos para pensar que mientras más rápido demos una respuesta será mejor, casi como si fuera un interrogatorio donde nuestra vida dependiera de ello. Debemos aprender a escuchar activamente sin interrumpir, lo cual nos llevará inmediatamente a un lugar donde seremos capaces de identificar que sucede con la persona que hablamos.

El siguiente es paso es entender. Aquí está la clave que también conecta con lo que será nuestra primera interacción activa: la primera pregunta o respuesta que demos debe ser para entender más, no para responder lo que creamos. Con un minuto que escuchemos no somos capaces de tener una correcta perspectiva por más experiencia que tengamos en el tema por lo que preguntar para entender más se vuelve súper crucial.

 

Una vez que tengamos claro la situación, el siguiente paso es responder. Ojo, debemos responder con la mayor cautela de no incluir pre juicio alguno que pudiera sesgar una respuesta correcta a un problema. Decir lo que la otra persona quiere escuchar debe quedar fuera de la ecuación por lo que nuestra respuesta debe buscar siempre tener una objetividad clave.

No he llegado aún al punto de manejar con maestría este proceso sin embargo cada día tarto de esforzarme al máximo para lograrlo. Me cuesta mucho hacerlo, debo reconocerlo pero lo que trato de hacer es aplicarlo primero con mis seres queridos y amigos para tener ese hábito y pueda así tenerlo con todas las personas que interactúe.

Facebook: Katya Ortiz

Instagram: soykatyaortiz

Twitter: imkatyaortiz