Esos Escasos Hábitos

Pensar y leer en esta versión fue inmediata, porque se tiene la certeza de que el ahorro es una de las acciones más importantes encaminadas al crecimiento económico

Foto: Agencias

Hay tantos y entre ellos destacan dos: El Ahorro y el Leer. Hay similitud en ambos? No. Pero ambos son indispensables en nuestro vivir. El primero hay que buscarlo, lucharlo hasta lograrlo; y el segundo es tan necesario y directo como un acta notarial.

Leía no ha mucho en la sala de una Clínica médica la opinión de un médico familiar sur-americano, que el Mexicano ahorra poco porque ve el desarrollo como un espejismo, asistiéndoles además la mentalidad de gastar más de lo que gana incluyendo las deudas.

Pensar y leer en esta versión fue inmediata, porque se tiene la certeza de que el ahorro es una de las acciones más importantes encaminadas al crecimiento económico; sí, pero sin perjudicar a un tercero como lamentablemente estamos observándolo.

Pero lo peor es que su autor mueve todas sus influencias para que la gente se ría y el patán del norte siga insultándonos como le viene en gana. Aunque lo más triste del todo, es que las élites mexicanas ayudan a potencializar todo ello al preferir lo americano a lo mexicano. Allí pasan sus vacaciones; esquían en Vail, van de compras a los malls, se atienden en hospitales especializados en Houston, considerando todo ello como un signo de status, negando sin proponérselo la negación de lo mexicano.

Es verdad que el ahorro no es precisamente uno de los principales hábitos de los mexicanos, pero la falta de ahorro es el resultado de una falta de confianza hacia ciertas instituciones políticas o quizá la creencia de que el desarrollo es solo un espejismo.

Aprovechando ésta actitud, el supremo político logró descubrir que a la mayoría del buen número de la población adulta que ahorra en México no se le enseñó a ahorrar, por lo que pretendiendo poner un ejemplo, ha disminuido buena parte de sueldos,  comenzando ese hábito que sin duda le ayudará a enfrentar las emergencias -según él- que le surjan a su gobierno.

Pero bueno, aunado a ésta carencia sorprende la lectura porque leer también forma parte de ese escaso hábito; pero si deseamos que nuestra inteligencia se desarrolle, se debe leer y analizar mas sobre cada tema leído.

Los políticos no deben estar ajenos a la vida literaria, porque el crujir de dientes de la justicia requiere ese conocimiento junto a las experiencias materiales que se confrontan día a día.

Se dice y se dice bien, que de todos los diversos instrumentos del hombre el más asombroso es sin duda el Libro. Ellos pueden mostrar la incógnita de nuestras dudas; nos orientan, nos cultivan y representan una gran ayuda para todo aquel pretendiente de la política; porque el futuro de todos se angosta día con día; pareciendo que pocos se dan cuenta de éstos escasos hábitos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.