El juego de JD

En la gran mayoría de las veces que Javier Duarte de Ochoa ha sido presentado ante los medios de comunicación no existe registro en su rostro de preocupación, enfado o irritación, sino todo lo contrario.

En la gran mayoría de las veces que Javier Duarte de Ochoa ha sido presentado ante los medios de comunicación no existe registro en su rostro de preocupación, enfado o irritación, sino todo lo contrario. Muchos analistas se han preguntado, porqué la sonrisa de Duarte, de qué se ríe Duarte…?. Y tal vez el análisis a secas del carrusel de entrevistas que ofrece el ex gobernador de Veracruz, expliquen más del tema. El reciente video con el que pretende comprobar que su detención no se trató de un trabajo de inteligencia y mucho menos de una tarea fina de la policía, sino de un arreglo con el Gobierno Mexicano a cambio de privilegios para él y su familia, tal vez sea una prueba de que dice la verdad.

La frase que originalmente se le atribuye al escritor español Santiago Mantoto y que Duarte la pronunció como una declaración en julio del año pasado en una de las audiencias y que reza: “Paciencia, prudencia, verbal contingencia, presencia o ausencia según conveniencia”, se entiende en su tono burlón, en caso de que corresponda a la realidad, la serie de acuerdos que según él, la administración de Peña Nieto lo utilizó como medida para despresurizar las condiciones adversas del PRI en la campaña Presidencial y por el Gobierno de Veracruz.

Con todas las entrevistas que el ex gobernador ha dado y sus presuntas pruebas que ha aportado en calidad de recluso, en ninguna se observa el verdadero objetivo, aunque queda claro que sus declaraciones han sido cuidadas quirúrgicamente y tienen una clara meta, que al paso que va seguramente se sabrá pronto.

Pero el ex gobernador no es el dueño de la verdad ni es el único que tiene voz a pesar de estar tras las rejas, el ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong aludido en las declaraciones de Duarte, ya salió al paso y lo calificó como un corrupto desesperado, “se va a topar con pared”, por lo visto habrá mucha tela de dónde cortar para la opinión pública en las próximas semanas.

La hora del Istmo

Con el esquema de Centros de Integración, el Gobierno de México busca atender por fin a la población del Istmo de Tehuantepec, corredor industrial y turístico entre Veracruz y Oaxaca, tan sólo en esa región se instalarán unos 300 de los mil 200 centros que operarán en todo Veracruz, lo que significa que sí hay interés por revertir el atraso en desarrollo social y económico de la población que hasta ahora, sólo el sector industrial ha sido beneficiado a costa de un grave deterioro ambiental.

Se busca vincular el programa de Corredor Transístmico con la población, para aterrizar programas sociales y servir de enlace de la población con las instituciones de la República para resolver sus problemas comunes, la idea es muy buena en papel, hasta ahora y se espera que se haga realidad.

En pocas palabras se trata de ventanillas de la Presidencia de la República que estarán instaladas para que la población alcance los programas del gobierno de manera directa, el primero de estos centros ya se instaló en Acayucan y Medias Aguas, Acayucan y en Dehesa en Sayula de Alemán, zonas azotadas por la delincuencia y el subdesarrollo durante muchas décadas.

El gobierno federal, pretende fomentar la creación de empresas y apoyará la producción ganadera y pesquera para promover un desarrollo desde la base de la sociedad.

Paralelo a la atención a la población básica, se impulsa la construcción de una autopista entre Coatzacoalcos y Salina Cruz, ambos puertos de importancia internacional, además de corredores industriales y el fortalecimiento de la industria petroquímica y energética.

Invitación del Gobernador

Mientras que la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Estado realiza sus primeros ajustes de primer nivel, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, lanza la invitación a la Fiscalía General del Estado para que renuncien los encargados de la Unidad Especializada contra el Secuestro, toda vez que es el delito con mayor incidencia y al alza en el estado de Veracruz.

Y es que, aunque el tema de la seguridad preventiva corresponde al gobierno estatal, las investigaciones y reacción inmediata para el rescate exitoso de las personas secuestradas es tarea de la Fiscalía, que hasta ahora presenta resultados incipientes.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.