Gente solitaria

En un video que me envían, se ven a varias personas en distintos parajes...

Foto: Agencias

En un video que me envían, se ven a varias personas en distintos parajes, van caminando y haciendo uso del celular. Uno cae a un espejo de agua, varios atraviesan calles sin percatarse de que están cruzando con señal en semáforo peatonal en: “No pase”. A otros se les ve chocar con otros transeúntes y también hablando por celular. Otro cae por una escalera por la que viene bajando, pero ¡Hablando por celular! En fin, se muestran a estos fanáticos o enajenados del celular viviendo solo para hablar por él. Al final del video, que dicho sea de paso, hasta resulta jocoso ver cómo estas personas prácticamente persisten en accidentarse por no ver por donde caminan, una voz explica: “Si no puedes caminar con seguridad hablando por el celular ¡Menos lo vas a hacer conduciendo tu automóvil!”.
Lo enternecedor de todo esto es ver la necedad de la gente por seguir haciendo uso del celular en todo tiempo y en todo momento así les vaya la vida en ello.

A LOS CERCANOS NI LOS PELAN
¡Ah!, pero eso sí, a la gente que va con ellos o se encuentra en su rededor ¡Ni la pelan! Ergo: no le hacen caso, no se comunican con ellos, la ignoran.
IMAGINEN LA OPINIÓN DE CHARLES CHAPLIN RESPECTO AL CELULAR
Lo anterior viene a demostrar la gran soledad en la que se encuentra realmente el ser humano, como si se tratara de una maldición bíblica, como la descrita en Salmos 115: 4-7 respecto a los ídolos de los gentiles, que son de oro y plata, hechura de las manos de los hombres: Tienen boca y no hablan. Tienen ojos y no ven. Tiene oídos y no oyen. Tienen manos y no palpan. Pero a la vez ¡Cómo joden estos “ídolos solitarios” y errantes celular en ristre! Pues ojalá y al caer no embarcaran a nadie más, pero si resultan atropellados ¡Maldito el conductor que fuera ocasión de esta acción producto de la irresponsabilidad de un despistado merolico!, porque pasará por una terrible cuanto inolvidable experiencia. O, en el caso de aquellos despistados que van conduciendo y provocan un accidente, pues si todo queda daños, se repone. De todas formas el susto, tiempo y objetos perdidos, trastoca el diario vivir, pero, si llega a mayores, como resultar lesionado leve o seriamente o incluso en pérdida de vidas ¡Todo por la idiotez de quien no entiende que no debe hacer uso del celular en tanto conduzca o camine!

Y es que va un conduciendo y por lo regular, todos los que van haciendo uso del celular, también les encanta ir por la línea de circulación de la izquierda (la de más velocidad), y ahí van, chateando, viendo la pantalla, hablando y… ¡Conduciendo! Y hasta pareciera que van borrachos, porque van en un perceptible zigzag, pero si les llega uno a pitar para que avancen ralentizan el vehículo acrecentando la problemática o aceleran ¡Pero sin dejar el celular!

¡Y NI QUIEN LOS MUEVA!
Los hay que estando a la espera de la señal verde del semáforo, ahí se quedan usando el celular o la tableta hasta el siguiente cambio de semáforo. Lo peor es la poca importancia que le dan a quienes están molestando con tal actitud. Lo “mejor” de todo es que los agentes de tránsito en los cruceros ¡También están en pleno uso del celular!

SERÁ UN GRAN NEGOCIO, PERO TAMBIÉN UN TREMENDO RIESGO
Incuestionablemente que resultó un gran negocio esto de los celulares, pero, es urgente la gente se concientice de lo peligroso y riesgoso que resulta hacer uso de este adminículo en lo que se conduce o se camina en la vía pública. Pues la gente va enajenada caminando y cruzando calles, hable y hable al teléfono, parecen loquitos. Da hasta miedo cuando pasa uno junto a un camellón y están los peatones a la orilla de la banqueta hable y hable tan quitados de la pena y no se sabe si de pronto se echarán a caminar sin fijarse si es seguro hacerlo.

SE MODERNIZARON LAS MARÍAS
¡A las “Marías” que están pidiendo limosna en los cruceros, en lo que llega el otro “verde”, se les ve hablando amenamente en el camellón por celular! En lo que llega el verde y comienzan a pedir de nuevo limosna ¿No necesitarán ese dinero que gastan en el fachoso “tiempo aire” para sus pequeños hijos que corretean temerariamente en el césped de dicho camellón?

TRISTE EL CUADRO
En fin, así se solitarios estamos ahora los humanos en este tiempo de tanta prisa, que platicamos con alguien a la distancia o buscamos “entretenimientos” electrónicos, pero no tomamos en cuenta a la gente a nuestro alrededor.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.