Sindicatos alemanes descubren las bondades de la siesta

Conocida en Europa como “el deporte nacional de España”, pero es romana

Los sindicatos alemanes, que como todos en Europa se burlaban de la siesta y la llamaban “el deporte nacional español”, ahora abogan por ella en casos de olas de calor, como la ocurrida en ese país hace dos semanas, que registró temperaturas inéditas y la Confederación de Sindicatos Alemanes (DGB) ha pedido a la patronal, descansos más prolongados a mediodía, alegando que las altas temperaturas suponen una sobrecarga física para los trabajadores y que los países del sur de Europa los tienen

La siesta que piden se diferencia del descanso de mediodía en que sería un periodo más largo y requieren estancias de relajación donde los trabajadores pudieran cerrar los ojos durante una hora. Y tienen muchas probabilidades de lograrlo, pues estudios recientes demuestran que practicar la siesta disminuye el riesgo cardiovascular, reduce el estrés y aumenta la capacidad de concentración. Incluso la NASA ha determinado que la siesta debe durar veintiséis minutos.

Culturas tan opuestas a la ibérica, como la nórdica o la japonesa, están comenzando a poner en práctica el invento, considerado tan español como la fregona o el chupa-chups. Pero se cuenta que la costumbre la llevaron a España los romanos, que dividían el tiempo en horas de luz solar (12)  y el comienzo de la jornada laboral, se denominaban por su número ordinal: prima, secunda, tertia, quarta, quinta, sexta y de allí la “siesta”, porque era la hora que marcaba el mediodía, el momento en el que el calor es más intenso y donde el cuerpo exige descanso. Los mexicanos, como en todo, lo mejoramos, y tenemos las siestas y las medias horas para tomar alimentos, más largas del mundo.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.