La logística china supera a Amazon y similares

La revolución de la logística china que deja a Amazon muy atrás, no solo en logística y tecnología, sino en la actitud de empleados y consumidores, gracias a ello ha cambiado para siempre los hábitos de consumo de la población: desde el comercio electrónico, hasta tomarse un café- Por ejemplo, hacer la compra en los supermercados de la cadena Hema es tan fácil y rápido como pedir una pizza, pues basta elegir qué se desea comprar en la app para móvil que ha diseñado la empresa y, en menos de media hora, el pedido se prepara y un mensajero lo lleva a casa.

Empresas del sector como Meituan o Ele.me se popularizaron en China mucho antes que Glovo o Deliveroo y su volumen de negocio hace palidecer al de cualquier otra compañía.

Meituan Dianping, supera los 400 millones de usuarios y los cinco millones de restaurantes afiliados, gestiona 20 millones de pedidos al día, cuenta con casi 600.000 mensajeros activos y el primer trimestre del año cerró transacciones por un valor de 75.600 millones de yuanes (9.700 millones de euros), un 38,6% más que el mismo período de 2018. La rapidez de su servicio, 28 minutos de media, se debe a los avances tecnológicos que adoptó, como su sistema de inteligencia artificial que determina en 0,55 milisegundos la mejor ruta para un grupo de pedidos.

Luckin Coffee, compite con Starbucks reduciendo al mínimo el espacio de sus locales físicos y apostando por la entrega con mensajero. El año pasado vendió 85 millones de cafés a más de 16 millones de clientes. En marzo pasado contaba ya con 2.370 establecimientos y pretende alcanzar los 4.500 este año. Supera a Starbucks, que no ofrece servicio de entrega a domicilio.

El modelo de negocio de estas empresas chinas ha ahuyentado a grandes multinacionales como Amazon, incapaces de ganar espacios en el mercado chino. Aunque es posible una brutal consolidación, como la que ha barrido a decenas de empresas del sector de las bicicletas compartidas, es evidente que esta guerra para captar clientes y el salto logístico que ha dado la segunda potencia mundial han cambiado para siempre los hábitos de consumo de la población china.

Además, se trata de una transformación que no solo incluye a las grandes ciudades, como en occidente: la red logística Cainiao, propiedad de Alibaba, llega ya a 40.000 pueblos. En 2018 se enviaron en China 50.000 millones de paquetes, cifra que se espera que crezca hasta los 71.000 millones el año que viene. Emarketer prevé que en 2020 el comercio electrónico en China alcance los 2,5 billones de dólares, casi un billón más que la suma del resto del mundo.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.