En 2020 empieza la era de los automóviles eléctricos

Multas que se trasladarían a los autos convencionales

Una norma de la Comisión Europea (UE) propiciará el gran cambio en la industria automotriz, y de no acatarse derivará en multas millonarias para los fabricantes, pues los automóviles que superen las emisiones medias de 95 g/km de CO2 en sus gamas, deberán pagar 95 euros por gramo de más y unidad vendida. Así que el fabricante que matricule un millón de coches en Europa pagará 95 millones de euros por cada gramo extra. Y solo Tesla (emisión cero en su gama eléctrica) y Smart (89,8 g/km), pueden cumplirla, el resto, empezando por Toyota (99,9), sobrepasan el límite con claridad (120,5 g/km de media en 2018), y muy pocos se librarán de las multas, que podrían superar los 1.000 millones de euros en algunos casos.

A 95 euros el gramo de CO2 de más, sobre los 95 g/km de límite, las multas de la UE en 2020 serán cuantiosas. Incluso en los más populares, como el Seat León 1.5 TSi (130 CV), que emite solo 111 g/km, serían 1.520 euros. Y subirían a 2.400 en un Nissan Qashqai 1.4 (160 CV y 121 g/km); 4.560 en un VW Tiguan 1.5 TSI (150 CV y 193 g/km); 6.460 en un BMW X3 2.0 (184 CV y 163 g/km) y hasta 10.925 euros en un Porsche Cayenne básico (340 CV y 210 g/km).

Solo queda compensar esas cifras con otros modelos, lo que supone un gran incentivo para vender más eléctricos, siendo la única salida que deja la UE, pues cada coche de baterías vendido puntúa doble y elimina las emisiones de dos modelos de combustión. En 2020 será el año de los eléctricos, porque para vender muchos SUV habrá que compensarlo con otros de bajas emisiones y hasta puede ser rentable venderlos sin beneficio o con alguna pérdida, si compensa el ahorro en las multas. Pero no será generalizado, porque cada marca o grupo priorizará los mercados donde le resulte más rentable o le interese más hacerlo. La consecuencia lógica de la nueva norma es que suban los precios de los modelos
convencionales a partir de enero, sobre todo los de mayor consumo y emisiones, para compensar las sanciones. Y con ese aumento de tarifas se reducirá el diferencial con los eléctricos, que serán más competitivos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.