El legendario Deutsche Bank intenta sobrevivir

Debe despedir 18,000 empleados

El Deutsche Bank emblemático banco alemán y pieza importante en la estructura bancaria europea, fue fundado en Berlín en 1870 como banco especializado en comercio exterior, en particular para promover y facilitar las relaciones comerciales entre Alemania, otros países europeos y los mercados extranjeros, pues los importadores y exportadores alemanes dependían de las instituciones bancarias inglesas y francesas en los mercados mundiales, lo que significaba una grave desventaja ya que las facturas alemanas eran casi desconocidas en el comercio internacional y sujetas a un tipo de descuento mayor que el que tenían los ingleses o franceses. Podría decirse que Alemania debe al Deutsche su enorme desarrollo exportador.

Al paso de los siglos, sobreviviendo a los distintos sistemas políticos y a un par de guerras mundiales en que su país fue el protagonista central, el banco derivó a ofrecer productos y servicios financieros para clientes corporativos e institucionales junto con clientes privados y de negocios. Ahora su negocio principal es la banca de inversión, que representa el 50% del patrimonio, el 75% de los activos de apalancamiento y el 50% de los beneficios.

Desde enero de 2014 vienen sus problemas, cuando reportó una pérdida antes de impuestos de 1,200 millones de euros (1,600 millones de dólares) para el cuarto trimestre del 2013, después de que los analistas predijeran un beneficio de casi 600 millones de euros.

En estos momentos lucha por sobrevivir y todos reconocen que las soluciones se demoraron, teniendo que llegar a dolorosos ajustes, como despedir a 18.000 trabajadores, de ahora hasta 2022 y retirarse de la gestión de unos 300.000 millones de euros en activos, después de reconocer 2.800 millones de pérdidas en el segundo trimestre del año.

Ahora se valoran los errores, que vienen desde la crisis de 2007, su fusión, con el Commerzbank. Todo indica que los sistemas de supervisión nacionales y europeos fallaron y no advirtieron mala gestión del Deutsche.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.