EEUU intenta contrarrestar la tasa Google francesa

Francia a la vanguardia, otros países esperan acuerdos de la UE

La Asamblea Nacional francesa aprobó el pasado 4 de julio un proyecto de ley, que ha respaldado el Senado, que impone un impuesto a las multinacionales de internet, que hace de Francia un país referente, poniéndolo a la vanguardia del llamado impuesto GAFA (por Google, Amazon, Facebook y Apple) para gravar con un 3% las actividades digitales que facturen gracias a los internautas franceses.

El Gobierno de Estados Unidos intenta contrarrestar ese impuesto a los gigantes de internet que Francia ha aprobado imponer, pues su estructura sugiere que injustamente tiene dedicatoria para ciertas compañías tecnológicas con sede en EEUU, por lo que ha iniciado una investigación del mismo tipo (Sección 301) que la que llevó a la guerra arancelaria entre Washington y Pekín, y tiene como objetivo determinar prácticas comerciales injustas contra EEUU y podría derivar a nuevos aranceles a toda Europa que se centrarían principalmente en vino y automoción, y no exclusivamente a los productos del país.

El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, señaló que este impuesto nacional entró en vigor con carácter anticipado desde el 1 de enero, con el objetivo de alcanzar un acuerdo en las negociaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (ODCE) para 2020, pues la única solución es internacional. Se pretende que
las grandes multinacionales paguen más impuestos en los países en los que efectivamente operan y no solo en aquellos que eligen como sede social porque las condiciones fiscales les resultan más favorables. Otros países europeos están a la espera de lo que acuerde la Unión Europea acerca de un modelo de impuesto a las empresas digitales.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.