Amazon ofrecerá servicios satelitales globales

Con una red global de 3.200 satélites y la confianza de obtener permisos para extender el acceso a Internet en áreas remotas Amazon espera ser operador de telecomunicaciones. La gran tienda online pretende extender su clientela potencial en zonas del mundo a las que por ahora no puede acceder por limitaciones técnicas. El planteamiento que subyace tras la propuesta es contundente: si todo el mundo pudiera conectarse a Internet, todo el planeta podría disfrutar de los servicios actuales y futuros de Amazon y mejorará la calidad de vida de habitantes en situación muy desfavorecida, lo que sintoniza los objetivos de la mayoría de los Gobiernos (como el nuestro) para llevar Internet a todas partes y combatir la brecha digital que afecta al planeta.

Amazon enfrentará a otras grandes empresas online como Google, Facebook y Space X. Por lo pronto, para llevar el proyecto a la práctica el acceso universal a Internet, Amazon ha solicitado la pertinente autorización al regulador de las telecomunicaciones estadounidense FCC para poner en órbita más de 3.236 pequeños satélites de comunicaciones.

Se trata del proyecto Kuiper, que exigirá de dos a cuatro años para funcionar y cuyas infraestructuras se situarán en 98 planos orbitales, a una altura de 590 a 630 kilómetros de la corteza terrestre, en condiciones idóneas para dotar de acceso a Internet sin interferencias, con cobertura desde la latitud 56º norte hasta 56º grados sur, lo que inicialmente excluiría a Alaska y varios países escandinavos, así como todo el territorio antártico en el sur. Estos servicios serán capaces de cubrir el 95% de la superficie terrestre.

El siguiente paso será la comercialización de los servicios, con precios muy ajustados a los costes. Esta tecnología satelital ofrecerá acceso a Internet rápido y barato a cualquier lugar del mundo sin desplegar las costosas infraestructuras de cable, fibra óptica o telefonía celular y bastará una antena de satélite en cualquier lugar para disfrutar de servicios de Amazon, como música, películas o lcompras online.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.