El presidente del Movimiento Renovador Democrático, A.C. (MRD), Marco Antonio Moncayo Parra, afirmó que de acuerdo a la respuesta que ha dado Derechos Humanos a quejosos ante este organismo por el mal servicio de agua potable, el municipio y el gobierno estatal son los directamente responsables de vigilar que los prestadores cumplan con su responsabilidad.

El dirigente del MRD leyó a reporteros un párrafo de la respuesta de la titular de la Delegación Regional Veracruz de la Comisión Estatal de Derechos Humanos a Esmeralda Juárez Chalchi, con domicilio en Pingüino número 91 del fraccionamiento Valle Alto de esta ciudad.

“Según señala usted en su queja, acudió en primer lugar a las instalaciones de la PROFECO en Veracruz, en busca de una autoridad que le ayudara a solucionar su problema con el prestador de agua potable. Debo comentarle que si bien, el estado donde vive Veracruz ha privatizado el servicio de agua potable eso no significa que las autoridades del municipio y del gobierno estatal deban transferir la responsabilidad de vigilar a esos prestadores, ya que el recibir el agua potable en su domicilio es un derecho humano del cual son responsables esas autoridades de Veracruz, no empresas que presten el servicio”.

Periodistas de Veracruz exigen que Marcos Miranda aparezca sano y salvo

“Siempre hemos vivido con amenazas”: Esposa de Marcos Miranda

Marco Antonio Moncayo Parra dijo las quejas de los usuarios del servicio de agua potable que a través del MRD se presenten en diversas instancias, también se enviará copia a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, para su apoyo e intervención y destacó que la lucha contra las altas tarifas de este servicio continúa, en la que se han sumado diversas asociaciones civiles.

Hizo énfasis en que ya son varios los casos en los que se ha acudido al Grupo MAS y la respuesta ha sido favorablemente para los usuarios de los servicios de agua potable, drenaje y alcantarillado.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.