Al Margen del Café

El ingrediente más importante

Todos tenemos actividades diarias de trabajo, de esparcimiento, familiares, en fin, en todo momento estamos enfrentando situaciones que requieren nuestras mejores y más reconocidas habilidades. No es muy común que alguien sea bueno para todo, aunque si existen esos seres raros que tanto envidiamos, pero si es común encontrar a alguien como nosotros que tenemos un desempeño promedio en nuestras actividades: no somos el mejor alumno de la clase, no somos los que más corren en el menor tiempo posible, no somos quien corre un triatlón. Esto es lo más normal, pero, lo que deberíamos preguntarnos es: ¿qué necesito para pasar la curva del desempeño promedio? No sé si haya una respuesta ideal a esta última pregunta pero si considero hay básicos alcanzables por todos que si lo hacemos es altamente probable superemos el nivel actual de desempeño en la actividad que deseamos mejorar.

EL PRIMER PUNTO ES LA AUTOCRÍTICA: No dar justificaciones de la razón de nuestro desempeño actual. Que si no tengo tiempo, que si mi profesor no es el adecuado, que si no estoy hecho para ellos, todas esas excusas no nos permiten tener una visión correcta de la realidad creando una situación donde la razón por la cual estamos en esa situación es ajena a nosotros. Sin autocritica no vamos a poder determinar cuáles son los puntos reales que debemos mejorar y que plan de acción debemos tomar respecto a ellos.

TU CAPACIDAD DE AGUANTE: Una vez que conoces que debes mejorar debes estar dispuesto a llevarte al límite, dedicarle tiempo, esfuerzo, energía, hasta el punto que quieras renunciar. Solo en ese momento vas a poder entender que es lo que estás buscando no es fácil, y por ende, mientras más difícil es algo más lo queremos, más lo valoramos.

Por último, considero que el ingrediente más importante es EL CARÁCTER. No me refiero a que si alguien es enojón, alegre, tranquilo, lo que quiero decir y lo que es carácter para mi es la capacidad que tenemos para enfrentar situaciones complicadas, en las que estamos en desventaja y poder salir de ellas con base en lo aprendido anteriormente. El carácter es la diferencia real entre el éxito o derrota de una persona a otra. El carácter no se puede enseñar, el carácter se forja, el carácter detona al enfrentar las situaciones más complicadas.

Hoy en día todos tenemos las cosas tan alcanzables, tan a la mano, tan inmerecidas que nos estamos convirtiendo en una sociedad sin carácter en las que nuestros más pequeños creen que merecen todo sin ganarse nada por simple derecho. No hay pensamiento más equivocado. Lo único que logramos es estar forjando una generación sin carácter que considera al merecimiento un simple concepto anticuado. Hoy hay escuelas que hacen concursos donde no hay ganadores, donde o todos son buenos o todos son mediocres pero lo que no pasa es una autor reflexión para mejorar, no hay necesidad de aguantar ya que no importa si lo haces o no pues el resultado es el mismo y por último ese grupo de niños no forjaran jamás su carácter.

Katya Ortiz

Facebook: Katya Ortiz

Instagram: soykatyaortiz

Twitter: imkatyaortiz