Lunch saludable para niños

Bebidas deportivas y energizantes

Por: Sabrina Zárate Sáenz/ Empresaria, Deportista, Healthy Mom

¡Hola Helathy Moms! En estos tiempos de calor hay que mantener el cuerpo bien hidratado, y nadie se puede equivocar dándole agua y solo agua a un niño, todo lo demás no hidrata al cuerpo. Pero, ¿y qué pasa con los niños que hacen deporte?, ¿necesitan algo más para evitar la deshidratación?  No necesariamente. Un atleta joven puede y debería obtener toda la hidratación y todos los nutrientes necesarios ingiriendo alimentos saludables y bebiendo abundante agua antes, durante y después de hacer ejercicio físico. Durante los partidos y las competencias deportivas, debería poder beber agua aproximadamente cada 15 o 20 minutos. La cantidad de agua necesaria varía en función de la edad del niño, su peso, la intensidad de la actividad que realice y así como las condiciones meteorológicas del entorno.

Refrescos y jugos no son recomendables para hidratarse durante las actividades deportivas y se deberían evitar porque contienen cantidades excesivas de azúcar, lo que podría conllevar a una ganancia de peso y caries en los dientes.

Las bebidas deportivas pueden ser beneficiosas para aquellos niños que participan en actividades físicas vigorosas y prolongadas de más de una hora de duración, ya que contiene electrolitos, como el sodio y el potasio. Pero este tipo de bebidas no son recomendables si el niño hace poco ejercicio o lleva una vida sedentaria.

Las bebidas energizantes son cada vez más populares entre los niños y jóvenes, estas bebidas contienen importantes dosis de azúcar y de cafeína, la cual pueden producir taquicardia; exponen a niños y adolescentes a riesgos reales y, por eso, se deben evitar.

Creo que es importante que los niños que practican deporte aprendan que pueden mejorar a través del esfuerzo y de la práctica, valores que les serán de utilidad tanto dentro como fuera del campo de juego.

Favorecer en los niños la creencia de que necesitan sustancias “extra” para dar lo mejor de sí mismos es muy peligroso porque les puede llevar a utilizar otras sustancias para favorecer el rendimiento. Tanto para los atletas como para los que no lo son, no hay nada que funcione mejor que una dieta bien equilibrada. La mayoría de los niños que se alimentan bien, se hidratan bien, hacen suficiente ejercicio físico y descansan tendrán mucha energía, ¡y la tendrán de una forma completamente natural!

Gracias por leer mi columna, si tiene alguna duda o comentario me pueden buscar en mi página de Facebook @sabrinazarate.healthymom. Nos leemos el próximo martes.