Medidas más drásticas para seguridad

La reunión de la Mesa de Seguridad y Justicia que se realizó en Ixtaczoquitlán este inicio de semana tiene un mensaje claro contra la delincuencia ya que se trata de un corredor de Córdoba hasta Maltrata y Acultzingo que desde hace años está dominado por la delincuencia organizada y que mantiene sometidos a los ciudadanos, que por temor a sus vidas no denuncian los secuestros de los que son víctimas maestros, petroleros, comerciantes y empresarios.
En la reunión con el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, los representantes del Gobierno Federal trajeron consigo las cifras y el catálogo de delitos que van desde la tala clandestina, huachicol, robos de mercancías en la autopistas Veracruz-Puebla, secuestros, asesinatos, asaltos a mano armada, tráfico de indocumentados, fosas clandestinas y femenicidios; la intención es focalizar de manera quirúrgica los operativos de la Guardia Nacional y de las fuerzas federales que de manera cautelosa ya tienen presencia en el estado de Veracruz.
Los crudos datos del Sistema Nacional de Búsqueda ubican a la región de las altas montañas como un foco de atención inmediata, y es que apenas la semana pasada los colectivos de búsqueda de cuerpos denunciaron que en Río Blanco fueron amedrentados de la zonas de fosas clandestinas por un grupo de hombres armados.
La situación está más que complicada, si además de los actos delictivos no existe justicia. Ayer mismo, el propio gobernador denunció que el fiscal de Huatusco, Vicente Romero dejó ir a los asesinos de la maestra Margarita Alarcón Méndez a quien mataron el 11 de junio pasado.
La necesidad de resolver el conflicto de la inseguridad pública en el estado de Veracruz que se extiende como un cáncer por toda la geografía estatal, sin que se observe un trabajo en equipo entre la Secretaría de Seguridad y la Fiscalía General del Estado de Veracruz, a pesar de que en la Mesa de Seguridad y Justicia realizada en la zona centro por primera vez se sentaron el fiscal general del estado y el gobernador Cuitláhuac García.
Sin duda, es un tema que se tendrá que tomar el control desde otros niveles con la estructura de seguridad pública y procuración de justicia del Gobierno Federal bajo la justificación de que, en la mayoría de los casos se trata de delitos federales por el uso de armas exclusivas de la Armada de México y el Ejército Mexicano.
La urgencia de canjear la zozobra, miedo e impotencia por la certidumbre común en Veracruz, obliga a un estrategia pronta, bien diseñada, con objetivos claros e inteligencia pero sobretodo con resultados.

Lastre de las organizaciones
La función de las organizaciones creadas con el fin de lucrar y obtener beneficios del gobierno que regularmente se quedaban en las dirigencias, está a punto de caducar, el gobierno de la 4T lucha contra corriente para terminar con ese tipo de sistema que alimentan cacicazgos y que impiden el acceso directo a los programas de ayuda gubernamental.
En este año, las organizaciones han tenido que acatar las disposiciones y dejar que sus afiliados abran los ojos y se den cuenta de que ya no necesitan a los dirigentes que les cobran comisión y cuotas para recibir los beneficios.
Los productores de café, caña de azúcar, cítricos y maíz que se empadronaron a los programas federales han empezado a recibir ya sus apoyos de manera directa y sin intermediarios, será cuestión de tiempo para que las organizaciones se derrumben como fichas.
Aunque el nuevo esquema también exige transparencia y fiscalización ya que programas como Jóvenes Construyendo el Futuro se han empezado a corroer y hasta se han presentado denuncias en tan poco tiempo, y otros como Sembrando Vida ya han derramado dinero, pero no entregan los árboles para plantar.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen