La austeridad de la Salsa

Mientras que en la 4T se predica con la honradez y la austeridad, algunos sectores y funcionarios parecen no entenderlo, resulta que el pasado Festival de la Salsa de Boca del Río que se realizó del 23 al 26 de mayo y que costó según la Secretaría de Turismo 40 millones de pesos, al parecer tiene muchos detalles poco creíbles que obligan a una transparencia por parte del Gobierno.
De acuerdo a datos obtenidos de los propios funcionarios off the récord, tan sólo al Grupo Expansión se le cubrieron facturas por más de 27 millones de pesos para gastos de publicidad y otros conceptos no tan claros. Mientras que el supuesto beneficio fue de 200 millones de pesos en derrama económica para las tiendas de autoservicio que surtieron de cervezas y refrescos a los asistentes, así como los hoteles y restaurantes de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.
Por un lado falta transparencia y por otro, se derrochan 27 millones de pesos en publicidad con un empresa foránea, tal vez la titular de la Secretaría, Xóchitl Arbersú Lago deba explicar a detalle ese tipo de gastos, y no esperar a que la Contraloría o ORFIS la obliguen.

Congreso Local no ejerce presupuesto
Y hablando de austeridad, en el Congreso de Veracruz están suspendidos los convenios con los medios de información a pesar de contar con un presupuesto para esos fines, pero eso sí los asesores andan con camionetas lujosas y con asistentes como es el caso de Eduardo Andrade Rocha quien no conoce la austeridad, pero tampoco se observan los resultados de su trabajo.
La situación tiene irritados a los propietarios de los medios de comunicación ya que para integrarse al padrón se requiere de un check list engorroso y sin sentido, que además no significa que todos los empadronados vayan a ser contratados por el Gobierno del Estado, el Congreso o el Poder Judicial, así lo establece la Ley de Comunicación Social del Estado de Veracruz en su artículo 31.
La ley más la incapacidad y de la Coordinación de Comunicación del Congreso de Veracruz, limita a las empresas periodísticas en todos los aspectos, por ahora, la instrucción de guardar el dinero y no ejercer el presupuesto en aras de la austeridad, una austeridad a medias que se aplica de manera selectiva.

Migrantes con boleto
Buena sugerencia sobre el tema migratorio la que hizo ayer en su conferencia mañanera el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien pidió a todas las líneas de autobuses del país solicitar identificaciones oficiales a las personas que viajan de un estado a otro en el interior del país. La orden presidencial parte del hecho de que existen evidencias que infinidad de migrantes de otros países se transportan sin ningún control en líneas de autobuses mexicanas, lo que hace pensar que empleados y propietarios podrían estar coludidos con las bandas internacionales de traficantes de personas.
Y es que de acuerdo a informes internos del Instituto Nacional de Migración se ha documentado que líneas de pasajeros que dan servicio del sur al centro y norte de la entidad venden boletos a pasajeros sin control, incluso hasta las que lo expenden con nombre.
Pero resulta inverosímil, por no decir descarado, el nivel de colusión de los empleados de dichas líneas, tanto que en operativos de los oficiales migratorios se ha detectado que migrantes sin documentos para estar en el país han viajado con nombres como Clark Kent, René Descartes. Dick Tracy y hasta con el sobre nombre de Piojo Herrera.
Ante este panorama, las autoridades federales implementan un nuevo procedimiento para frenar el paso de los migrantes y con ello evitar el enojo de Donald Trump.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.