Sí que nos está alcanzando el destino

Aplicando la máxima de “Mal de muchos consuelo de tontos”, muy bien les puedo comentar que la humanidad se prepara para “Cuando el destino nos alcance” (al menos los pocos conscientes de sus integrantes que aun andan por ahí).

Pues independientemente de que el mundo anda de cabeza en todos los órdenes, sobre todo en lo que a la diferencia abismal entre los pocos que todo lo tienen y la enorme millonada de seres humanos que carecen de lo estricto, por ahí nos podemos dar una idea de lo que está pasando en este nuestro bellos planeta.

PARA TENER CON QUE REPLANTAR EL PLANETA ¿QUÉ TAL?
Y, entrando en materia, no obstante ya tenía yo conocimiento de esta infraestructura, ayer fue que me cayó el 20 para platicarlo con ustedes: se trata del llamado almacén de semillas más grande del mundo.

El cual es ya un hecho financiado por varios países y se trata efectivamente de un almacén de semillas ubicado en la superficie terrestre más septentrional de la Tierra antes de llegar al Polo Norte, en donde desde el 2008, año en que se inaugurara (se construyó en siete años) esta edificación hecha en piedra sólida, situado en la isla noruega de Spitsbergern, en el muy lejano archipiélago de Svalbard.

Esta infraestructura fue construida para almacenar hasta 2,500 millones de semillas procedentes de todo el mundo. A la fecha se han logrado recolectar 860,000 muestras de semillas.

¡HECHA PARA AGUANTAR DE TODO! EN UNA ZONA DESMILITARIZADA

La construcción está hecha para aguantar todo, desde terremotos, radiación, actividad volcánica, tsunamis, y hasta la licuación de los polos. Por esto último es que fue construida a 130 metros sobre el nivel del mar para que en caso de esta última eventualidad no le suceda nada a los productos ahí almacenados y en su momento, con este bagaje, los sobrevivientes de cualquier suceso apocalíptico, puedan recomenzar de nuevo a la recuperación de los cultivos gracias a las semillas ahí preservadas.

CREO LO QUE NOS ESTÁ ALCANZANDO ES LA PARANOIA

Les decía sobre que me había caído el 20 y fue porque ayer tres amistades me enviaron el mismo mensaje sobre estas instalaciones y a cómo está la cosa de la pura paranoia en el mundo, de lo cual los mexicanos somos los menos “zafos” de no estar incluidos en este ambientito de la inseguridad y andar viendo moros con tranchetes hasta en la casa misma, pues como que ya le va uno pensando un poco.

Y precisamente me vino a la cabeza de que el mundo atraviesa esta situación tan terrible en la que los humanos al parecer ya han comenzado a llevar a cabo acciones bien planeadas para en caso de alguna situación extrema quienes sobrevivan tengan de dónde agarrar para comenzar de cero.

COMO DE TERMINATOR

Esto incluso ya me suena a esas películas futuristas en donde todo es cuesta abajo, como esas de “Terminator”, con el racista del actor del nombre impronunciable: Arnold Schwarzenegger.

UNA PELÍCULA FUTURISTA NADA EDIFICANTE

En fin, no es mi intención ponerlos a pensar y mucho menos nerviosos, pero ¿A poco no está la cosa como de la película aquella de los setentas del siglo pasado: “Soylent Green”, traducida al español como: “Cuando el destino nos alcance”?

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.