Así me escogiste…

Se ve a una mujer hablando por su celular y diciendo enfática a su marido: “¡¡¡Ahora resulta que soy una celosa, loca, psicópata y posesiva!!! Pues ¡Ah, bueno! Entonces yo solo te quiero hacer dos simples preguntas Alfonso ¡Dos simples preguntas! ¿Acaso yo te salí en una rifa, eh? ¿Acaso fui tu regalo de Navidad? ¿No, verdad? ¡Tú así me escogiste y ahora te chingas!”.

NO SE HACEN MILAGROS

Se ve a una señora ya un poco “tarde” en el tiempo, sentada en el sillón de la estética y a un joven estilista peine y pistola de aire en mano, se le ve muy aplicado en ella peinándole y secándole el cabello. Ella, gesticulando ya accionando brazos tratando de ser más enfática de lo normal para proyectar todavía más su exposición verbal le dice al peinador: “Tengo una fiesta hoy en la noche ¿No? Yyyy, no quiero verme como una vieja cuarentooonaaaa, pasaaadaaaa de mooodaaaa…”. Y a bocajarro le espeta entre perspicaz y exigente: “¿Qué me recomienda?”. El joven estilista, atildado, enarcando una ceja y haciendo los requiebres necesarios acerca su cara todo lo posible a la oreja a su clienta y le susurra: “¡¡¡No vaaayaaaa!!!”. Acto seguido se ve a la dama echando mano y arrojando todo lo que está a su alcance al peinador en lo que él, simultáneamente toma distancia de por medio.

¿CÓMO SE LLAMA LA OBRA?

Se ve la entrada a una taquería cuyo nombre es “La luz del mundo”, cómo al taquero se le cayó el “trompo” de la carne al suelo ¿Cómo se titula la obra?: “¡Ha caído el pastor!”.

CHISTE CRUEL

Se ve a una señora mirando a través del cañón de una pavorosa escuadra, en lo que ingenuamente pregunta: “Gordo, ¿seguro que acá se ve la foto de nuestro casamiento?”. Y el marido, con voz meliflua se responde: “Si, amor, nada más tienes que apretar la palanquita de abajo…”.

EN LA BOTICA

En una pequeña farmacia del pueblo entra mujer y le dice al boticario: “Por favor, quiero comprar arsénico”. El encargado le dice a la compradora: “No puedo venderle eso. Pero, dígame ¿Cuál es finalidad para lo que quiere ese producto?”. Ella, segura y determinante exclama: “¡Matar a mi marido!”. El dependiente, más seguro de su postura agrega: “Mucho peor, para ese fin bajo ninguna circunstancia se lo puedo vender”. Ella, con disgusto abre su cartera, extrayendo de ella una foto donde se ve a su marido haciendo el amor con la mujer del tal boticario”. Y éste, entonces exclama: “¡Aaah, buenoooo!, con receta ya es otra cosa…”.

VERÁS QUE TODO VA BIEN

Cuando estés triste ponte a cantar y te darás cuenta que tu voz es todavía peor que todos tus problemas juntos.

NO SE DESESPEREN

Ya sé que es muy temprano para ESTAR JODIENDO la hemoglobina, pero, solo quiero desearles un muy feliz día del padre a todo aquellos que se han dado a la tarea de cumplir aquella orden bíblica de: “Creced y multiplicaos”.