Trump quiere devaluar el dólar

Donald John Trump, antes de entrar en la política, fue un empresario y personalidad televisiva.

Se tituló de bachiller en economía en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania en 1968. Es una de las personas más ricas del mundo, pero nunca fue un analista financiero y sus opiniones se basan en la experiencia, un poco en la academia y más que nada en las opiniones ultranacionalistas de sus diarios favoritos, pues no suele escuchar a sus asesores, como está de moda en la política.

Con todo, tiene más información para tomar decisiones, que otros y ahora la emprende contra su banco central, la Reserva Federal (la Fed), a la que culpa de que la moneda estadounidense esté por encima del euro, creando una desventaja para su país.

Es oportuno, pues la Reserva Federal celebrará su próxima reunión en Julio y la fortaleza del dólar es por haber subido los tipos de interés “demasiado rápido”. Tradicionalmente, el presidente de EE UU es favorable a una moneda fuerte y estable, pero Trump está rompiendo todas las reglas con el argumento de que la política monetaria no es correcta, además, está obsesionado con el déficit exterior, que los turistas ayudan a reducir con su gasto.

Pero el alza del déficit comercial es también reflejo de la fortaleza de la economía: en periodos de crecimiento, como el actual, el desequilibrio tiende a aumentar con fuerza por el alza de las importaciones derivado del mayor consumo.

En un tuit el presidente ataca a la Fed, enlazando un artículo de Bloomberg que expone las dificultades de las autoridades europeas para gestionar la masa de turistas que visitan monumentos tan populares como la catedral de Notre Dame en París o el paseo de Las Ramblas en Barcelona.

El dólar no registra cambios pese a los comentarios de Trump favorables a la depreciación, aunque la debilidad del empleo presiona a la Fed para que recorte tipos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.