En la opinión de… Ahora y Aquí!

Foto: Agencias

EL SECTOR MANUFACTURERO DE EEUU AL BORDE DE LA RECESIÓN

Perspectivas para próximos trimestres anticipan desaceleración

Dr. Armando Rojano Uscanga

El peor escollo en la carrera para la reelección de Donald Trump es la economía y todo indica que después de diez años consecutivos creando empleo enfrentaría inesperados problemas. Por ejemplo, el interés de los bonos a diez años en EE UU cotiza al 2,1%, por debajo de las letras del tesoro a tres meses, que lo hacen al 2,3%. Una curva de tipos invertida suele ser un indicador adelantado de recesión, ya que los inversores anticipan bajadas de tipos de la Reserva Federal para evitar que la economía se aleje del pleno empleo. En 2008, con la mayor burbuja financiera de la historia, vimos que los mercados se equivocan y como afirmaba Paul Samuelson “los mercados han anticipado diez de las dos últimas recesiones”.
Un comité de economistas, independientes del Gobierno de ese país, que determina los ciclos, señala que las tres variables determinantes son: el empleo, las ventas minoristas de consumo y la producción industrial. El empleo sigue creciendo, por lo que aún no están ante una recesión, pero en mayo crearon sólo 75.000 empleos, por debajo de la media de 200.000 de meses anteriores. Y bajaron las horas trabajadas en 2019. El consumo ha frenado también su crecimiento y la producción industrial cae desde el pasado verano, el sector manufacturero está al borde de la recesión con el peor dato de PMI desde 2009, pues en junio cayó cuatro décimas hasta los 50.1 puntos. Por debajo de 50, el índice indica que la actividad del sector ha entrado en recesión. El PMI ( Purchasing Managers’ Index), ó Índice de gestores de compras, es un indicador macroeconómico que refleja la situación económica de un país basándose en los datos de una encuesta mensual de sus empresas más representativas que realizan los gestores de compras .
Las recesiones se activan por un deterioro de las expectativas que lleva a las empresas a reducir la inversión y a las familias a recortar la compra de bienes duraderos. En el PIB del primer trimestre, la inversión empresarial en bienes de equipo cayó, al igual que la inversión en vivienda y las compras de coches de las familias. En las empresas, los salarios llevan años creciendo por encima de la productividad y eso reduce la rentabilidad esperada de la inversión. Y la guerra comercial de Trump ha frenado sus exportaciones el pasado año. En el primer trimestre, las ventas de las empresas y la renta disponible de las familias crecían próximas al 2%. En 2018 ambas crecían el 5% y las perspectivas para los próximos trimestres anticipan más desaceleración.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.