Colapsa el sistema de pensiones japonés

La demografía está acabando con el milagro japonés, una reforma al sistema insostenible sistema de pensiones inquieta a su envejecida población, en que el 20% de los japoneses mayores de 65 años vive en pobreza relativa. Japón tiene con la mayor tasa de dependencia del planeta; a un jubilado lo sostienen 1.8 trabajadores y la situación empeora por la baja natalidad y alta esperanza de vida.

Un ejemplo: un matrimonio de sexagenarios que se jubile necesita ahorros de 164.000 euros como complemento a sus pensiones públicas para vivir hasta los 95 años y eso está plasmado en un informe gubernamental dado a conocer a unas semanas de que se celebren elecciones parciales a la Cámara Alta del Parlamento, el próximo 21 de julio.

Las reacciones negativas y las críticas de la oposición al gobernante Partido Liberal Demócrata (PLD), hizo que se descartara el informe, destinado a fomentar el ahorro para la jubilación.

La edad legal de jubilación en Japón es de 65 años y la pensión media asciende a 150.000 yenes (1.233 euros), lo que mantiene a los japoneses mayores de 65 años en la pobreza relativa, una de las proporciones más altas entre países desarrollados, según la OCDE. Y la situación empeorará por la baja natalidad y la elevada esperanza de vida, estimándose que para 2060 el 40% de la población sea mayor de 65 años.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.