Por Animal Político

El titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Ricardo Sheffield Padilla, informó que la semana pasada se encontró en una bomba de una gasolinera ubicada en Champotón, Campeche, una modificación al “software”, conocido como “rastrillo”, que controla a distancia la cantidad de mililitros que se despachan en cada caso.

Sheffield dijo que la tarjeta del “rastrillo” fue encontrada cuando abrieron la caja de la bomba. La gasolinera en donde se detectó esta irregularidad tiene como razón social Combustibles e Imagen S.A. de C.V.

Gobierno difunde lista de gasolineras que no dan litros de a litro

1 de cada 10 gasolineras no da “litros de a litro”

Este software, según Sheffield, funciona a distancia, desde una oficina o un celular. Con tan solo apretar un botón se puede alterar la cantidad de gasolina vendida, se pueden despachar litros de a litro o “rasurar” cada litro para despachara menos combustible del que paga el consumidor.

Al presentar su informe “Quién es quién en los precios de los combustibles” en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el titular de Profeco adelantó que se presentará la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General de la República.

Se trata de un sistema que aparentemente vende el propio fabricante de las bombas “por abajo del agua” y se calcula que 8% de las bombas usan este sistema.

Un primer operativo lo realizarán verificadores de la Fiscalía General de la República en conjunto con personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana en 71 estaciones de servicio.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.