¡Ingenio al rescate! Crean casas con ladrillos hechos de sargazo

El sargazo, macroalga que invade todo el caribe e incomoda a los visitantes de muchas playas en nuestro país, se ha convertido en un verdadero problema en diversos sectores, pero principalmente lo ha sido para la industria turística y hotelera.

Su presencia es una molestia para todos los turistas y pobladores, no solo por su calidad de plaga que incomoda e imposibilita el transitar libremente por la playa, sino también por su fétido aroma.

Pero las consecuencias de la invasión de esta alga no son solo turísticas y económicas. De acuerdo con especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ejemplares de más de 72 especies han aparecido muertos en las costas del caribe mexicano a causa del sargazo.

Tortugas muertas, atoradas entre las algas de sargazo.

Sin embargo, los esfuerzos por colaborar al mejoramiento de esta situación no se han hecho esperar. De la mano, como siempre, del ingenio mexicano, se han fabricado compostas, platos, fertilizantes y hasta zapatos con el sargazo como ingrediente principal.

Pero, sin duda, una de las mejores propuestas de solución la presentó Omar Vázquez, un jardinero de Quintana Roo que se dedicaba a recolectar el sargazo de las playas para hacer composta cuando descubrió otro uso que impactaría fuertemente a la industria de la construcción.

Después de la contingencia del alga que arribó en 2015, Omar comenzó a hacer pruebas en su vivero, creando los primeros dos ladrillos de sargazo. La noche en que los creó, cuenta Vázquez, se quedaron a la intemperie y llovió, por lo que él temía que se fueran a deshacer; sin embargo, al día siguiente que llegó a revisarlos estaban intactos.

Así fue como, en solo una semana, logro construir 3,500 bloques más. Y, dos semanas más tarde, habría construido la primera casa totalmente hecha con ladrillos de sargazo, a la cual bautizó Angelita, en honor a su madre.

Omar afirmó en una entrevista para El Universal que el mar es sabio “y nos está diciendo algo con este arribo (masivo de la alga). Para todos es un problema, pero podemos limpiar las playas, generar casas y donarlas a personas de escasos recursos, y  también generar más empleos.”

Confirman nuevo caso de sarampión en Quintana Roo

Carlos Joaquín se reunió en Ciudad de México con el presidente López Obrador

Angelita cuenta con una dimensión de 40 metros cuadrados, 8 de largo por 5 de ancho. Es una casa 100% orgánica, térmica y con una acústica especialmente buena. Y, respecto al olor fétido característico del sargazo, Omar comentó que, no se explica cómo pero el olor desapareció.

“Esa pregunta se la tienes que hacer a Dios. No sé como, pero cuando elaboré los bloques el olor ya no estaba.” aseguró el jardinero durante la misma entrevista.

Omar con su Angelita.

Los tabiques tienen un peso aproximado de 5 kg y están conformados en un 60% por sargazo. Otro dato clave de esta innovación es que cada tabique tiene un precio de solo $10 mxn, lo cual representa una reducción de hasta un 30% en los gastos de construcción a comparación con las ladrillos tradicionales.

Omar Vázquez es ahora el presidente de la empresa Blue Green, con la que busca construir cada vez más viviendas de este tipo; en la actualidad ya existe un proyecto inmobiliario de alta gama en Tulum que adquirió los bloques de sargazo para su desarrollo.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestras newsletters aquí