Empresarios mexicanos y estadounidenses unen fuerzas contra aranceles

Ante la posibilidad de imponer aranceles a las exportaciones mexicanas de parte del gobierno de Estados Unidos, los empresarios mexicanos y estadunidenses conformaron una alianza para abordar los desafíos migratorios en la frontera.

Este bloque está encabezado por Thomas J. Donohue, presidente y CEO de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, y Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de México.

Las cúpulas empresariales señalaron que la finalidad de la iniciativa es ayudar a ambos gobiernos a diseñar soluciones que mitiguen la escalada de la crisis migratoria y a implementar una hoja de ruta estratégica en el plazo inmediato.

“Como líderes de los sectores privados de Estados Unidos y México, nos comprometemos a fomentar la relación económica y favorecer más comercio, no aranceles”, expusieron, luego de la reunión que la delegación mexicana, encabezada por el canciller Marcelo Ebrard, sostuvo con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, para buscar un acuerdo al respecto.

Sostuvieron que la imposición de aranceles a México no ataca las causas fundamentales de la migración y pone en peligro los intereses económicos compartidos.

Prevén posible arancel de 45% a maíz importado de EUA

Aranceles de Estados Unidos socavan comercio global: FMI

“Los gobiernos de los Estados Unidos y México deben trabajar junto con sus comunidades empresariales y sus contrapartes del Triángulo del Norte para resolver la crisis actual”, manifestaron.

Subrayaron que ambas organizaciones están comprometidas con la rápida aprobación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) en las legislaturas respectivas, y “eso no podrá lograrse sin eliminar primero la amenaza arancelaria”.

“Debemos continuar impulsando hacia adelante la relación económica bilateral a través de la implementación de este acuerdo histórico, no dar marcha atrás”, reiteraron.

Desde el jueves pasado, el presidente estadunidense Donald Trump advirtió que a partir del 10 de junio se impondrá un arancel de 5.0 por ciento a las exportaciones mexicanas, el cual se incrementará hasta 25 por ciento de manera gradual, de no resolver el problema de migración.