Tras la estrategia para combatir el robo de combustible implementada por el Gobierno federal, 320 estaciones de venta de combustible han cerrado de manera repentina, informó el titular de la Procuraduría Federal del Consumidor.

“Este fenómeno se empezó a presentar en febrero-marzo. ¿Y cómo lo sabemos nosotros? Porque vamos a hacer una verificación en campo y aparece la estación en la Gasoapp, de la CRE, y físicamente está cerrada”, dijo Sheffield Padilla, titular de la Profeco.

Profeco lanzará programa de orientación para Hot Sale

Agua mineral de Peñafiel no representa riesgos para la salud: Profeco

La hipótesis de la Profeco es que el cierre puede deberse a que posiblemente esas estaciones se dedicaban a la venta de combustible robado.

“Eran 80 mil barriles (los que se robaban al inicio del actual sexenio), que se vendían en algunos lugares. Pareciera que se vendían en esas 320 (estaciones), pero no me toca investigar eso, le toca a la Fiscalía General”, señaló.

Con información de: El Financiero