La ola de violencia que azota al país, ha incrementado el número de consultas en tanatología, que es la disciplina que se encarga de encontrar el sentido al proceso de la muerte y que se ha convertido en una herramienta para ayudar a familiares de desaparecidos, dijo la escritora Gaby Pérez Islas.

La entrevistada aseguró que desde hace 19 años, utiliza esta disciplina para ayudar a las personas que sufren de la ausencia forzada de un ser querido y que ignoran su paradero.

De ahí surgió la idea de retomar en su libro “Elige no tener miedo”, el tema del secuestro, pero enfocándolo en cómo ayudar a los familiares de desaparecidos, cuando el miedo entra a tu casa y empieza a reinar tu vida.

“Muchísimos, yo trabajo desde hace 19 años con familias de personas desaparecidas, por eso me atreví en mi libro de Elige no tener miedo a manejar el tema del secuestro, porque no se había tocado en un solo libro en México, como se vive este duelo, se habla de estadísticas, bandas, de número de desaparecidos, pero nadie le daba la mano a una familia de como vives esto, cuando el miedo entró a tu casa y empieza a reinar tu vida, la verdad puedo decir con mucho orgullo y respeto, que vuelve la paz a sus corazones, que el amor triunfa por encima del miedo”, comentó.

La tanatóloga y logoterapeuta, Gaby Pérez Islas, dijo que la tanatología, no te ayuda a superar, todo lo contrario te da las herramientas para aceptar y aprender a vivir con la pérdida de un ser querido, sin olvidar que sigues vivo.

Pide Colectivo revisar todos los penales de Veracruz para descartar fosas

Van 50 fosas clandestinas halladas en Úrsulo Galván

“Superar es una palabra que en tanatología no usamos, superar parece como haber dejado atrás, nosotros hablamos de aceptar, de aprender a vivir con eso, si te queda un hoyo en el corazón, pero tienes que reconocer que el resto del músculo está vivo y latiendo, no puedes dejar de escucharlos”, comentó.

Destacó que la desaparición de un familiar es un duelo muy complejo, debido a que existe mucha incertidumbre sobre si está vivo o muerto.

“Es un duelo muy complejo porque no puedes darle el cierre tradicional que le darías a otro tipo de defunción, no quiero ser insensible al respecto, pero no tienes un cadáver que enterrar, las desapariciones es un duelo que no estaba acompañado”, comentó.

Sin embargo, si existe una salida, para recuperar la confianza no en las personas ni en las autoridades, sino en la vida.

“Totalmente porque no tienes el cierre que daría los pasos que te llevan a la aceptación, la esperanza es lo último que se pierde, se trata con confianza no en una persona ni en las autoridades, confianza en la vida, saber que la vida acomoda y que tal vez nosotros rellenamos con fantasía y pensamientos catastróficos que no estamos seguros que hayan pasado, la verdad que cuando le dices adiós a alguien, lo estás encargando a Dios y si tú crees en eso, que mejor cuidado va a estar esa persona”, concluyó.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.