Palabras para Sanar

La conversación de la Adicción

Por: Julieta Enriquez/ Master Coach Ontológico, Escritora y Conferencista internacional

La definición más sencilla de adicción es: “Una acción con la que te estas dañando y aun así no puedes pararlo”. Entonces, en algún momento, ¿todos hemos sido adictos a algo? ¡Probablemente si!

Hablar de adicciones, conducta adictiva, abusos, consecuencias y codependencia, es un tema muy profundo; poner la conversación sobre la mesa con un especialista de amplio conocimiento, es como un viaje de indagación para comprendernos, así fue la conversación para este capítulo de mi libro con Alex Lobo, Director del Instituto Mexicano de Prevención Integral IMEPI.

Alex, ¿qué es una adicción? Una adicción es una conducta repetitiva, es el abuso o el consumo de una sustancia, pero también puede ser de una conducta que no podemos parar a pesar de sus consecuencias que nos genera un deterioro; hay un concepto de daño, de perdida, ya sea de la salud o del control, lo que llamo fenómeno adictivo que es la obsesión, la compulsión ante ciertas conductas y ciertas sustancias que pueden ser adictivas o no, pero con las que establezco una relación destructiva, dependiente, abusiva que deteriora mi vida.

¿Cuál es la conversación interna de una persona que está en una adicción? Es muy curioso porque la adicción es la enfermedad de la incomunicación si nos vamos a la etimología “A – sin, Dicción oralización, incapacidad de verbalización”; en una persona así la conversación interna puede ser intensa, pero la externa es árida; las razones que te llevan a probar una sustancia o conducta no son las mismas que te mantienen consumiéndola, puedes empezar por curiosidad, porque es fin de semana, porque todo mundo lo hace, por presión, porque me gustó; el efecto que genera adentro, la mayoría de las veces, resuelve a nivel interior temas pendientes a nivel emocional, es a lo que yo llamo rascarte donde te pica, si tienes un malestar en tu vida generalizado y tienes contacto con alcohol, tabaco, drogas, te sientes increíble, sientes relajación, plenitud ¡Por fin te sientes bien!

La pregunta es: ¿Por qué te sientes mal sin consumir sustancias? ¿Qué está sucediendo en tu vida?

Más que haber una conversación, hay una ausencia y es lo que está ocasionando el problema, porque justamente la cura es conversar, la solución es hablar de lo que sientes, lo que piensas, lo que te vuelve loco, y lo que de manera obsesiva te estás repitiendo todo el tiempo; hay frases típicas dentro de la personalidad adictiva porque no necesariamente tienes que ser adicto: “No soy suficiente”, “no puedo”, “no soy aceptado”, son el tipo de pensamientos que generan una ansiedad interna tan alta que solo un ritual de consumo puede diluir y eso lo hago para dejar de pensar eso que me hace sentir como me siento.

¿Cuáles son las conductas adictivas más comunes? Lo más típico son las relaciones destructivas y la codependencia, los trastornos alimenticios como la anorexia, porque en el caso de la bulimia, hay consumo de sustancias que son harinas y azucares, la apuesta compulsiva, las compras, el shopping, la pornografía, el internet, la sexualidad son conductas destructivas que no tienen el consumo de una sustancia, pero tienen el mismo patrón que una adicción: Negación, búsqueda, seguirlo haciendo a pesar de que hay consecuencias, hay síntomas y signos muy específicos característicos de la adicción.

El consumo de sustancias es peligroso, pero lo que es más peligroso es estar atorado emocionalmente y consumir sustancias, o sea, lo que te genera la adicción es la carga emocional que traes en tu interior y obviamente también con quien te juntas, las relaciones, las conversaciones, cualquier conversación es terapéutica y requiere tener del otro lado un interlocutor que te haga las preguntas o las reflexiones o las indicaciones que te permitan profundizar y entender que una persona que te invita a dañarte a tener un dialogo interno negativo, a ser autodestructivo, a dañar tu cuerpo, a dañar tu mente o a dañar tu espíritu por muy buena onda que sea y muy divertido que te la pases, no es la mejor persona con la cual quieres pasar tu tiempo; yo creo que rodearte con personas positivas que te empoderen es súper importante para tener esas conversaciones saludables.

Tal vez el movimiento más difícil para un adicto es la aceptación y la oralización decir: “Si soy adicto, tengo un problema y necesito ayuda”.

Hablar de adicciones es un tema muy extenso que requiere profundidad, pero después de esta conversación podríamos inferir que la adicción empieza en la necesidad de cubrir nuestras carencias con lo que sea, tratamos de llenar con algo aunque nos haga daño nuestros huecos emocionales, no soportamos nuestros vacíos, porque lo que esta ausente en todo esto finalmente es el amor, el amor propio, el amor a la vida y a los otros.

¿Cuantas decisiones equivocadas hemos tomado ante la ausencia del amor?, supongo que varias; la adicción pretende llenar un vacío que con el tiempo solo se va haciendo más grande y peligroso alimentado por nuestra inconsciencia, cubierto por nuestra ignorancia y justificado por nuestro ego.

Te invito a profundizar sobre este tema tan importante en mi libro “Palabras para Sanar” y también a que nos acompañes en la conferencia para apoyar a la Fundación de MUAC el próximo 22 de mayo en el WTC. Espero tus comentarios en mis redes sociales.