Patadas de ahogado

La Fiscalía General del Estado de Veracruz se ha convertido en un lastre para la administración estatal que encabeza Cuitláhuac García Jiménez. El titular de la dependencia Jorge Winckler Ortíz se ha dedicado a torcer la función de procuración de justicia a cambio de su pellejo, con mañas y asesoría del ex gobernador, ha logrado sortear dos veces el juicio político en su contra, pero el problema real es que la impunidad se ha convertido en detonador de la delincuencia que azota cada vez más a los veracruzanos.

Mientras que el fiscal, utiliza la máxima de que la mejor defensa es el ataque, con el único propósito de jugar al gato y al ratón con el gobierno estatal, los grupos delictivos encuentran huecos de libertad que utilizan a diestra y siniestra, por eso cometen todo tipo delitos a sabiendas que el fiscal está muy ocupado en mantenerse en el cargo en vez de atender con rapidez y eficiencia la aplicación de la ley en contra de quienes la infringen.

Sin duda, que el fiscal representa el hilo más delgado en la administración estatal, y es cuestión de tiempo para que caiga y además sea procesado por delitos de omisión, incumplimiento de varios deberes legales y lo que se le acumule, pero en tanto, no se logre ese paso, más allá de las diferencias con la administración estatal, lo grave es el crecimiento de los índices delictivos, derivo de la falta de castigos ejemplares que desalienten las ganas de cometer delitos.

La última patada de ahogado del fiscal, es tratar de embarrar a la ex secretaria de Turismo, Leticia Perlasca y su colaboradora, Dalia Pérez en actos de corrupción, situación que no progresará, pero la intención es precisamente que no haya castigo pero sí, desviar la atención y ganar tiempo.

Mientras la administración estatal ya se prepara para robustecer la parte preventiva para suplir esa incompetencia del Fiscal, nuevas patrullas buscarán desalentar la delincuencia en las calles. Y en tanto, el Congreso con mayoría de MORENA, se da la última oportunidad para armar una estrategia más efectiva que permita ayudar al Ejecutivo quitando el lastre de encima.

Marlon contra corriente
A pesar del triunfo que logró con más de 20 mil votos de diferencia con su más cercano contendiente, el elegido presidente del Comité Estatal del PRI Marlon Ramírez Marín mucho deberá de trabajar para posicionar nuevamente al Revolucionario Institucional en el imaginario de la población veracruzana y además, recuperar la confianza de los Porteño. Es de preocupar que los votos obtenidos en lo que se considera su casa, donde realizó sus estudios y ha desarrollado su carrera política, que lo tiene actualmente como Regidor del Ayuntamiento de Veracruz, fueron escasamente 700 sufragios a favor.

El Regidor con licencia sucumbió en este distrito con Adolfo Ramírez Peña, aún contando con el respaldo de la diputada federal Anilú Ingram Vallines y de todo el aparato de gobierno municipal que preside el panista Fernando Yunes Márquez

Se afirma que Jefes de manzana y de cuartel fueron visitados por los operadores del alcalde Porteño para invitarlos a acudir a votar en la elección priísta y sufragar por el Regidor con licencia.

Los resultados ya todos los conocen, Marlon se alzó con la victoria por el respaldo brindado por los priistas de otros distritos, principalmente de la zona de Orizaba, pero lo que debe estarle quitando el sueño es que en su propia tierra no logró ganar la confianza de los priísta que aún esperan el resurgimiento de ese instituto político. En suma se dice que la ex alcaldesa Carolina Gudiño Corro resultó mejor operadora que Fernando Yunes.

Inifap en huelga
Desde marzo los trabajadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap) se encuentran en huelga en los campos experimentase de La Posta y Cotaxtla en el estado de Veracruz en reclamo de un aumento salarial, pero también en la liberación de recursos para proyectos productivos y demostrativos que permitan apuntalar el campo veracruzano.

La labor de los investigadores es importante para el campo veracruzano, no sólo deben exigir aumento, sino mayor presencia en las parcelas para incrementar la productividad de los productores.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.