Cuando uno menciona la palabra robot, de inmediato aparece en el imaginario una serie de fierros ensamblados de tal forma que tengan cierta similitud con los seres humanos, con sus extremidades, un cuello y cabeza, de movimientos torpes, lentos y fisonomía inexpresiva.

Pero desde hace unos años la tecnología y la ciencia vienen trabajando en la experimentación y todas las posibilidades que ofrece la de los robots llamados blandos, cuya diferencia con la generación que conocemos es abismal, y aunque varios de ellos ya se encuentran en el mercado ofreciendo las mas variadas actividades, aun está en una etapa de desarrollo y experimentación debido a su gran potencial. Hasta hace unos años no se conocía de los avances en este campo pero ya para el 2016 el interés por la divulgación de los primeros trabajos en la materia nos sorprendieron, es sabido que en el mundo de la robótica, existe una obsesión por hacer que parezcan lo más humanos posibles, para ello han diseñado figuras de rostros hechos a base de plásticos blandos de hombres y mujeres con una aspecto agradable y hasta cierto punto hermosos, pero al ver su forma de hablar y sus movimientos el desencanto llega de inmediato.

La revista ciencia robot, nos habló hace unos tres años sobre la creación de un pulpo robótico blando, muy flexible y que podía a la vez convertirse en una estructura rígida o cambiar de tamaño dependiendo de los estímulos generados por los campos eléctricos, el avance en este nicho tecnológico es impresionante, el año pasado en la ciudad de Madrid se realizó el mayor congreso mundial de robótica y la novedad fueron los resultados en la investigación de robots blandos y flexibles. Son tan variadas las posibilidades, ahí se mostraron desde brazos auxiliares para apoyar en labores de cocina y otras funciones a personas con discapacidad, los mini y nano robots blandos para la rehabilitación de trastornos neuronales, hasta los de compañía y amor.

Se vuelve tan variada la gama que los podemos potenciar entre los que brindarán actividades sociales, de investigación, médicas, de infraestructura y muchas más como en el caso de los auxiliares autónomos, los robots submarinos, los de rescate, de inspección para lugares en donde el hombre no lo puede hacer y estos se puedan desplazar por su morfología en entornos complejos. Otro aspecto es la resistencia mientras el control del robot en un cascarón rígido puede afectar su funcionamiento en un ambiente blando le podrá dar mayor resistencia a los impactos.

Ahora se prepara la investigación para hacer menos ruidosos y más livianos los motores para que funcionen de forma más eficiente y veloz, acercándose a como lo hacen los reflejos de un ser humano, la interacción por voz la vemos hoy en las bocinas inteligentes que prácticamente se pueden adaptar a un humanoide, en los próximos años veremos a estos seres cruzando la atmosfera en sustitución de seres humanos, para conocer más sobre la inmensidad del universo, mientras esto sucede los japoneses y las japonesas empiezan a sustituir sus parejas por estos robots blandos que echan a andar cuando la soledad de sus almas y su amor se hace presente.

[email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.