Hospital en crisis

Era de esperarse...

Publicado Hace 18 días el 01 de Mayo de 2019

por

Era de esperarse, desde su toma de protesta el Director del Hospital General de Alta Especialidad de Veracruz, Sócrates Gutiérrez Castro no fue bien visto por el personal del nosocomio debido a que ya es conocido por su trato descortés con los subordinados y este martes reventó la bomba y los empleados hicieron público lo que ya era un secreto a voces, la inconformidad colectiva de quienes laboran en ese espacio del gobierno estatal.

Existe un rosario de inconformidades que cada vez crece más y más, la última acción de la Dirección del HG fue la imposición de guardias de seguridad en cada área y la obligatoriedad de registrarse a su paso por los departamentos como si se tratara de personas externas. Pero eso sólo son detalles que incomodan a médicos, enfermeras y administrativos, por supuesto que también a los pacientes y sus familiares, lo que verdaderamente reventó a los galenos fue la contratación de cirujanos foráneos para las operaciones con pagos de hasta 40 mil pesos por cirugía, cuando existe personal de base.

La lideresa de los empleados sindicalizados, Elizabeth Melquiades encabezó la protesta en contra del régimen autoritario que se padece en el Hospital con los nuevos directivos que se han convertido en inaccesibles para pacientes, familiares, y empleados.

Del maltrato que impera en el nosocomio ya tiene información el Secretario de Salud del Gobierno del Estado, pero poco puede hacer en virtud de que quienes apalancan al Director tienen más fuerza que el propio titular del área, es por eso que acudieron a la vía de la protesta pública para frenar los abusos y excesos de la Dirección contra los trabajadores de la salud.

Otro ejemplo de esos malos tratos es que al personal que ingresa a las 7:00 horas, no se les permite ingresar alimentos, los guardias de seguridad privada revisan las bolsas y decomisas los alimentos.

El ambiente que se respira en el Hospital General no es el mejor para un centro de atención médica, no existe armonía, por el contrario, existe una mala vibra que contamina todo, lo más grave es que escala desde la recepción hasta los quirófanos.

Partidos extraviados
Mientras MORENA se da el lujo de ser gobierno en el estado y prácticamente, no tener una dirigencia sólida que respalde a los gobernantes, en el PAN y el PRI, se despedazan entre los grupos al interior de ambos partidos, sin alcanzar el consenso que legitime los liderazgos, en pocas palabras andan extraviados en sus pleitos familiares.

En noviembre del año pasado, el PAN realizó su renovación de dirigencia, pero el cochinero fue tal magnitud entre los dos contendientes, José Mancha y Joaquín Guzmán Avilés que el Tribunal Electoral ya les dio palo y están obligados a repetir la elección interna.

El domingo pasado sucedió lo mismo con el PRI, el triunfo de Marlon Ramírez no satisfizo a la mayoría de los priístas pero menos a los que participaron en fórmulas por la dirigencia, existe la posibilidad de que esa elección interna se defina en los tribunales.

De esa manera, mientras el PAN y el PRI se despedazan en sus propias filas, MORENA se mantiene como el partido mayoritario en el estado de Veracruz, como resultado de la alta votación de la elección del año pasado, no por su militancia formal o sus liderazgos estatales.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.