En la opinión de… Maricarmen Delfín!

Hace algunas semanas se develaron tres esculturas “representativas” de personajes conocidos por los mexicanos, se trata del trabajo del escultor potosino Amado Montalvo Salazar...

Publicado Hace 14 días el 05 de Mayo de 2019

por

ARTE MODERNO

Hace algunas semanas se develaron tres esculturas “representativas” de personajes conocidos por los mexicanos, se trata del trabajo del escultor potosino Amado Montalvo Salazar, quien ha sido criticado satíricamente por el estilo, su estilo, que imprimió en cada pieza ya terminada. La primera representa al licenciado Benito Juárez García, la segunda es la imagen del actual presidente Andrés Manuel López Obrador, y la tercera dedicada Mario Moreno “Cantinflas”, estas tres obras distan de la fisonomía real de cada uno ocasionando con esto una cascada de opiniones, la mayoría negativas, por no apegarse a los cánones estéticos convencionales.
En el arte, cualquiera que sea su expresión, los patrones difieren entre un artista y otro, entre un observador y otro, entre un crítico y otro, dando lugar a la amalgama de estilos y acepciones sobre la belleza, un concepto abstracto filosófico ligado a la estética, manejado y aplicado en varias ramas del conocimiento como la historia, la psicología social, la sociología, la biología, pero principalmente en el arte, con todas sus disciplinas.
Hablar del concepto belleza es complejo pues cada persona puede tener una idea diferente de lo signifique para otro individuo lo bello, depende de su formación cultural y moral, de sus vivencias y sus prejuicios, de sus percepciones sensoriales.
Durante décadas el arte y los artistas han sido motivo de críticas y admiración, como en su momento y hasta la fecha lo es el innovador Pablo Picasso con un estilo único y absoluto, algunas de sus obras distan de lo estético y tradicional, sello representativo del Cubismo que implantó y fue modificando a través de los años para evolucionar el arte moderno, el fragmentar y transgredir la figura humana marcó el camino a otros artistas abstractos y surrealistas.
Salvador Dalí es otro destacado en romper los patrones de la pintura tradicional, ya no era el típico paisaje o plasmar la belleza de un rostro femenino, su estilo llegó mas allá, el surrealismo brotaba en cada pincelada como los suspiros de desconcierto al presentar cada creación nacida del excentricismo o tal vez con tintes de locura.
Max Beckmann fue un artista alemán que vivió en carne propia la tragedia y el dolor de la Primera Guerra Mundial pues sirvió como enfermero en su país, fue reconocido por su extravagante obra pero tuvo que huir para nunca regresar pues el nazismo lo marcó como uno de los “artistas degenerados” desagradables a Hitler. Su estilo apegado a los patrones del arte moderno con abstracciones expresionistas plasmando en cada creación sus experiencias de vida, bélicas y de persecución que lo marcaron para siempre, plasmando en cada lienzo expresiones que van del optimismo al pesimismo y del caos al orden.
Finalmente citaremos al colombiano Fernando Botero Angulo, dibujante, escultor y pintor, su peculiar estilo figurativo le da la identidad única a sus obras, tan propio es su manera de concebir, interpretar y plasmar en su obra que se ha nombrado “boterismo”, su escultura de trazos y rasgos grotescos es inconfundible, su trabajo pictórico retrata escenas de la vida cotidiana, de injusticias sociales y de amor con personajes voluminosos que todos reconocemos con simpatía y cierta identificación, bella e importante aportación al arte contemporáneo.
Si analizamos los antes mencionados, solo por citar algunos, tal vez estemos ante un nuevo estilo artístico en la escultura, observando y aceptando lo que Amado nos propone en cada escultura, su muy personal percepción de los rasgos humanos caricaturizados, reflejo inconsciente de la verdadera esencia del representado.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.