Lo que ahora pasa en la Ciudad de México es únicamente el resultado de una suma infinita de estupideces cometidas a cada paso y momento de la urbanización ¡Desde la conquista!, lo peor es que se siguen cometiendo… Podríamos decir incluso que se trata de un “microcosmos” o “muestra aleatoria” (los “conocedores” que tanto gustan de nombres rebuscados para no tener que llamarle pan al pan y vino al vino) de lo ahora aconteciendo en el mundo entero: la crisis de la crisis de la contaminación en general por la ausencia de planeación en virtud a la ansiedad por acumular “riquezas” y más “riquezas” en unas cuantas manos con la especulación de terrenos urbanos ¿El resultado?: un entorno de inmundicia en el que millones de seres humanos se ven obligados a “vivir”. Si es que vida se le puede llamar a las condiciones tan desastrosas en que hoy por hoy viven los chilangos.

ES UNA ACCIÓN DE LA DEPREDADORA ESPECIE HUMANA

A la terrible tragedia en que viven los “chilaquiles” (tanto los habitantes de las colonias “exclusivas”, como los de las ciudades “perdidas” –eufemismo por: sitio donde viven los jodidos de los jodidos en la más grande insalubridad- y todos respirando la misma “calidad” de aire) le llamo “microcosmos”, porque en la Ciudad de México ya está demostrándose el resultado de la suma de todas las garrafales decisiones tomadas para el desarrollo de la megalópolis en donde las condiciones de vida son una basura. Pero, esas mismas decisiones continúan prevaleciendo, no solo para la expansión sostenida de la Ciudad de México, sino para casi todas las del país (y del mundo).

Y AHÍ LA LLEVAMOS EN LA ZONA METROPOLINATA DE VERACRUZ Y ANEXAS

Ahí tenemos las broncas que ya estamos viviendo en el presente, por ejemplo, aquí en Veracruz, donde por el crecimiento desordenado de la mancha urbana ya es notable y notorio el hacinamiento, pero, se siguen las mismas políticas de “crecimiento” urbano, construyendo casas sin ton ni son, sin que se observe el establecimiento de los más esenciales servicios urbanos. Pues hay sitios “maravillosos” en donde a pesar de haber tuberías en las “novedosas casas”, ni cae agua potable y la existencia del drenaje es virtual, pues sencillamente no existe y se tiran las aguas residuales a un lado del “fraccionamiento”. Así como tampoco se observó y mucho menos se observa la planeación de la construcción de eficientes vías de comunicación. Como dato “muestra” para esto, está la falta de construcción de puentes para comunicar la mancha urbana con los “desarrollos urbanísticos” al otro lado del río Jamapa (que ya son un montón y están creciendo como hongos) y el atascadero automovilístico en las horas “pico” es el pan nuestro de cada día.

SE CONTRUYE SIN TON NI SON, EN ARAS DEL BILLETE

Una de las consecuencias directas de este problema de atiborramiento “urbanístico” (no se puede hablar de “urbanismo” por la sencilla razón de no reunir los requisitos suficientes que debe tener todo desarrollo urbano) es la falta de plantas de tratamiento de aguas negras, las cuales, con o sin “fosas sépticas ecológicas”, tales aguas van tal cual de contaminantes a ríos, laguas, esteros y el gran mar frente a la costa.

LA POLUCIÓN ANDA CUAL PESTE EN TODO EL MUNDO

Por lo anterior, no le echen mucho tiempo a que vamos a andar dándonos un quien vive con la Ciudad de México en materia de polución, porque al rato ni cangrejos van a quedar para muestra y bañarse en playas, ríos, laguas, etc., será tanto como irse a echar un chapuzón a una cloaca llena de caca.

¡¡¡DE FRENTE COMPADRE, AUNQUE NOS PARTAMOS LA MADRE!!!

Y así como esta comparación con la Ciudad de México, en el mismo orden van todos los “desarrollos urbanísticos” del país. Y si no me creen, como les decía el otro día, ahí tienen a Guadalajara, Jal., y Monterrey, N. L., que entre otras cosas, por el desmedido crecimiento de la plancha de asfalto y concreto ¡Ya tienen smog!

Pero, sigamos creciendo con el desorden, pereza e indiferencia prevaleciente desde hace décadas y estaremos “desarrollando” las lógicas condiciones de estas conductas, para tener en un futuro cercano las terribles condiciones que en que ahora están críticamente sobreviviendo los chilangos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.