Nueva zelanda descarta el PIB como índice de crecimiento

El producto interno bruto (PIB) es una magnitud macroeconómica que expresa el valor monetario de la producción de bienes y servicios de demanda final de un país o región durante un período determinado, normalmente de un año. Se dice que un país crece económicamente cuando la tasa de variación del PIB aumenta, es decir, el PIB del año calculado es mayor que el del año anterior, por lo que solo señala la tasa de variación. Se trata de un importante indicador económico.

Pero Nueva Zelanda, cuya economía ha sido calificada como “Estrella del Rock” por su buena marcha, presentará mañana su primer presupuesto de “bienestar”, que prioriza la mejora en la calidad de vida frente a los indicadores económicos, bajo el razonamiento de que si bien el crecimiento económico es importante, y lo seguirán buscando, por sí mismo no garantiza las mejoras de los estándares de vida de los neozelandeses.

El presupuesto, con preferencia por el bienestar fue anunciado por la primera ministra, Jacinda Arden en el Foro Económico Mundial de Davos de enero y se enfoca en la indigencia, la pobreza infantil, la violencia doméstica, la salud mental, los maoríes y los indígenas del Pacífico, entre otros, rechazando el enfoque tradicional del presupuesto basado en un análisis de coste beneficio cortoplacista, para centrarlo en áreas en las que las pruebas muestran que hay grandes oportunidades para mejorar el bienestar de los neozelandeses.

Las prioridades llamadas “Marco de los estándares de vida”, se basan en parámetros como la identidad cultural, el medio ambiente, la vivienda, los ingresos, el consumo y las conexiones sociales. Para financiar el giro hacia el bienestar, se identificaron áreas en las que se puedan hacer recortes y se elevó el límite de la deuda neta del 20 al 25% del PIB, a pesar de la crítica de la oposición conservadora. Cualquier parecido con las políticas del nuevo Gobierno de México no es coincidencia, sino una corriente económica que va tomando forma.

 

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.