La Ciudad de los Productos Básicos de Yiwu , al este de China, es el bazar más grande del mundo. Se trata de un mercado mayorista de pequeños productos básicos, montado en 5,5 millones de metros cuadrados, con 75.000 tiendas, que recibe más de 200.000 clientes al día.

Considerado la “madre” de todos los bazares chinos del mundo, con productos que en cualquier tienda del planeta no pasan de un estante, allí ocupan pasillos.

En este metabazar hay tiendas de lazos para el pelo, de diademas, de tenazas para uñas de los pies, de tornillos, etcétera. Además, la vegetación de plástico ocupa una planta entera, con imitaciones de flores secas, rosas de plástico de colores imposibles, enredaderas, cactus…

Comerciantes locales y foráneos acuden a hacer negocios al por mayor entre las tiendas de máscaras africanas, maquinillas de afeitar, bufandas, calcetines o productos para mascotas acuáticas. Y lo mejor, todos son de producción local. Por ejemplo, los objetos de artesanía están fabricados en Cantón y Fujián.


Cuenta con guías que orientan los recorridos por el recinto, y que relatan de donde provienen los productos. Para exportar utilizan el ferrocarril, que conecta Yiwu y Madrid en España (más de 20,000 kilómetros) con muchas otras ramificaciones que alcanzan distintos puntos de Eurasia o barcos, desde el cercano puerto oriental de Ningbo.

Sus transacciones, nacionales e internacionales, facturan cada año 100.000 millones de yuanes equivalentes a 14.950 millones de dólares o 13.210 millones de euros.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.