Notimex

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) elaboró un estudio de calidad a 22 presentaciones de bebidas vegetales y detectó que algunas inducen a pensar que son leche, cuando no lo son.

El análisis se realizó a bebidas denominadas “alimentos líquidos o bebidas” de coco, arroz, soya, almendra, avena y coco con almendra, a través del Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor, del 31 de enero al 11 de marzo de 2019.

El organismo detalló que los especialistas realizaron tres mil 854 pruebas a dichos productos para evaluar la calidad sanitaria, al revisar que no tuvieran microorganismos que dañen la salud y que las etiquetas cumplan con la NOM-051-SCFI/SSA-2010.

La Norma se refiere a las especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados-Información comercial y sanitaria, expuso la Profeco a través de un comunicado.

Asimismo, se verificó que el contenido neto correspondiera a lo declarado y su etiqueta fuera veraz, el tipo de grasa, para corroborar si son de origen vegetal y se valoraron los contenidos de proteína, grasa, azúcares, sodio y calcio.

Subió 30 por ciento el precio de exportaciones del tomate

Carne de puerco puede ocasionar epilepsia

De acuerdo con los resultados, la Profeco determinó que los productos presentaron una adecuada calidad sanitaria, y las bebidas de almendra, arroz, coco, avena y almendra con coco tienen un mínimo aporte de proteína, a diferencia de las bebidas de soya que es mayor.

Sin embargo, expuso que el principal componente es agua, seguido de azúcares, grasas y proteínas, provenientes del vegetal con que fueron preparadas. Respecto al etiquetado, observó que las marcas Calahua Coconut Milk y A de Coco Coconut Milk pueden inducir a pensar que son leche, cuando se trata de una bebida vegetal.

La bebida de avena marca Santiveri Organic Bio no tiene información del responsable del producto, como razón social y domicilio fiscal; mientras que el alimento líquido de coco marca Terrafertil Nature’s Heart presenta la leyenda “Certified Vegan” y un logotipo Kosher que no comprueba.

Ante ello, recomendó a los consumidores leer la etiqueta, revisar las leyendas precautorias de la marca, verificar las fechas de caducidad de los productos y considerar que estos productos son generalmente más caros que la leche.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.