Audaz

Hombre polémico, el Secretario de Gobierno llegó ayer en la mañana al café de La Parroquia en el corazón del centro histórico de Xalapa, con el premeditado fin de informar que el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez separará los grupos o las personas que estén en favor o en contra de la procuración de justicia, incluidos los periodistas. Eric Patrocinio Cisneros Burgos fue concreto, directo, lo que de inmediato fue tomada su declaración como amenaza.

Esto dijo: ”aquí va a haber un parteaguas, va para todos los veracruzanos, con esto que hoy está pasando en Veracruz. Aquí vamos a ver quién está del lado de los veracruzanos y quién quiere ser cómplice de un pequeño grupo de personas que ni siquiera son veracruzanos. Hay compañeros que defienden lo indefendible, pero con este tema se sabrá quiénes realmente están del lado de la justicia y de la procuración para todos los veracruzanos”.

Hasta donde se tiene conocimiento veraz, los verdaderos enemigos del gobernador García Jiménez, están dentro de su propio equipo, en todas las secretarías abundan yunistas, fidelistas, duartistas, haciendo de las suyas, ganando buenos sueldos. Su Contralora General Leslie Mónica Garibo Puga, que los rastree, le informe al Ejecutivo para que decida si se quedan o salen de la administración

El mensaje del Secretario Eric Patrocinio debe ser canalizado para su análisis al coordinador general de Comunicación Social, Iván Joseph Luna Landa, apoltronado en su despacho como un funcionario mudo, ciego, sordo, cuya responsabilidad es enterarse de lo que se dice en la prensa, para cribar todo lo que ataque al Jefe, sin tasar al gremio con la misma vara. Ahora, si su chamba es defender lo indefendible como dice el Secretario de Gobierno, entonces hay que interpretar los díceres de acuerdo con las circunstancias, siendo el culpable de la ira oficial el Fiscal General del Estado Jorge Winckler Ortiz, causante de la desesperación de Cisneros. Winckler es gente de Yunes Linares, como tantos otros que hay en los poderes ejecutivo, legislativo, hasta en los mal llamados entes autónomos. Que los despidan….si pueden.

LEALTAD

Aunque muchos lo critican, la actitud del Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Veracruz, Edel Humberto Álvarez Peña es un ejemplo de institucionalidad, muy lejos de la traición como muchos de sus “amigos” quieren hacerlo pasar.

Empezaron por lloverle insultos de la gente de ya saben quién, porque supuestamente Edel Álvarez se fue en contra del Fiscal General Jorge Winckler Ortiz, al haber revelado que en la dependencia integran mal los expedientes, además de que tampoco recogen las órdenes de aprehensión emitidas por los jueces. Reveló que hay algunas que llevan meses esperando que vayan por ellas de la FGE.

LA VERDAD

En realidad Edel solo aclaró la situación, ya que fue el propio Winckler el que acusó al Poder Judicial del rezago, aduciendo que nunca les notifican en tiempo y forma las órdenes de aprehensión, por lo que el presidente del TSJ le recomendó estar más atento al respecto, pasar por ellas, ejecutarlas. Explicó que el juez recibe todos los elementos del juicio, pero si alguno “no hace su chamba el juez no tendrá elementos para proceder”. Exhortó atender las partes el debido proceso para darle el seguimiento.

PASOS EN LA AZOTEA

El Teco Jorge Winckler anda nerviosón, aunque lo niega, por la recomendación de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, que lo acusó de obtener declaraciones mediante actos de tortura, en el caso específico del exdirector de servicios periciales Gilberto Aguirre Garza.

INCONGRUENCIAS

Vaya cosas que van surgiendo en la detención de la maestra Mónica García Villegas, exdirectora del Colegio Rébsamen, de la ciudad de México, acusada de homicidio culposo calificado de 26 personas, entre ellos 19 menores, hechos ocurridos el 19 de septiembre de 2017, tras el sismo de 8.5 grados en la escala de Ritcher.

¿LA BOLITA?

Claros, si los colaboradores del gobierno de CDMX, quieren pasar el filtro de la honestidad que tanto pregona el presidente Andrés Manuel López Obrador, que trabaja para acabar con la corrupción, tendrán que aclarar toda la verdad respecto de la detención de Mónica, ya que sale mucho tufo del caso luego de trascender que por dicha captura alguien cobraría cinco millones de pesos, recompensa ofrecida por su cabeza.

Y es que las autoridades habrían informado que la detención de la maestra fue en un restaurante de Tlalpan, poco después de 11:30 de la mañana, cuando según su ahora exabogado Javier Coello Trejo, la misma imputada se comunicó con él para informarle que estaba en el Palacio de Gobierno, entregándose por decisión propia, porque ya no quería huir. Incluso los empleados del comedero desmintieron que ahí se hubiera dado la detención. ¿Quién quiere cobrar los cinco milloncitos?

Y es que para ser honestos, hay que serlo, pero además parecerlo,, sino quieren quedar en la historia como una trasformación de cuarta. Se tenía que decir y se dijo.

[email protected]

Facebook loshunos Atila

Twitter @loshunos

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.