El número total de koalas se ha visto reducido hasta el punto en que se puede decir que la especie esta “funcionalmente extinta”, así lo asegura la organización no gubernamental Fundación Australiana del Koala. Según los últimos reportes, en el continente oceánico quedan apenas 80.000 de estos mamíferos.

La cifra equivale aproximadamente al 1 % de los 8 millones de koalas que fueron masacrados por su piel entre 1890 y 192.

La observación sobre 128 de 151 distritos electorales del país reveló que en 41 de ellos la especie ya se ha extinguido, y en cada uno de los restantes 26 habitan menos de 100 koalas. 46 unidades territoriales más cuentan con entre 500 y 1.000 ejemplares, lo que implica la extinción funcional, opina la organización.

Nace cría de panda gigante en China

Pandas pelirrojos son rescatados de manos de traficantes

Para la ONG solo el Gobierno puede salvar la especie, al mismo tiempo llaman a adoptar un plan urgente.

¿Qué es la extinción funcional?

El concepto comprende una serie de situaciones peligrosas, explica Christine Adams-Hosking, bióloga de la Universidad de Queensland.

Por ejemplo, se puede usar para referirse a especies —mayoritariamente depredadores— que no pueden ya cumplir sus funciones antiguas en el ecosistema. En otros casos, de esa manera se caracterizan poblaciones que se hacen inviables debido a cambios en su hábitat. Por fin, se denominan “funcionalmente extinguidas” las especies con un número de miembros suficiente para que puedan reproducirse pero insuficiente para evitar una endogamia peligrosa que comprometa el futuro de la población.