Comer bien, sentirse mejor

Uno de los hábitos negativos más comunes es el comer impulsivamente, esto tiene que ver con utilizar la comida ya sea para calmar el estrés, por antojos incontrolables o porque intentamos tapar algo con la comida. Y se padeces de ello y no encuentras una motivación suficientemente fuerte para cambiar tu estilo de vida, te vamos a decir porqué no solo tu estado físico mejorará cambiando tu alimentación, sino que emocionalmente verás un progreso.

Para empezar, comer sano es fácil, aunque parezca que la comida sana es muy complicada y requiere de recetas muy complicadas, lo cierto es que seguir la pirámide de la alimentación basta para nivelarte.

En la base están los alimentos que hay que tomar varias veces a diario: arroz, pastas, patatas, verduras, hortalizas, frutas, lácteos y aceite de oliva. En el nivel intermedio están los alimentos que hay que tomar varias veces cada semana: carne, pescados, huevos, legumbres, frutos secos. En la cúspide de la pirámide, los que solo se deben consumir ocasionalmente: dulces, helados y refrescos.

Un tip muy bueno para evitar sentirte hambriento por la mañana es desayunar diario, la primera comida del día es fundamental y basta solo con 15 y 20 minutos para hacerlo. Un lácteo, un ceral y una fruta (en zumo o entera) bastarán.

La actividad física es importante, no solo hagas deporte por hacer, busca algo que te divierta. Salir a observar pájaros, a caminar unos minutos o a nadar, todo esto tiene que ver y no necesariamente son actividades deportivas. Además, recuerda que puedes engañar tus “antojos” tomando agua, muchas veces confundimos el hambre con la sed, por lo que tomando agua no solo te hidratarás sino que sustituirás un mal hábito.

Síguenos en Facebook ED Entretenimiento.

Más noticias de entretenimiento AQUÍ.

Con información de La Voz de Galicia.