Luego de manifestar que el Camp Nou no era una catedral del futbol, Jürgen Klopp y el Liverpool salieron zarandeados del campo del Barcelona gracias al doblete de Lionel Messi y otro más de Luis Suárez quienes dejaron prácticamente sentenciada la llave.

Con un mosaico espectacular como banderazo de salida, los culés saltaron a la cancha motivados en conseguir ‘esa linda copa’ que tanto desea Messi y que tan alcance está de sus manos tras no existir ‘rival grande’ en la otra llave.

https://youtu.be/dp2tTKeSnmg

Fue un gran resultado para un cuadro culé que encontró contundencia a la hora buena, misma que olvidó en el vestidor los pupilos de Klopp que ahora deberán apelar a una entera hazaña para arrebatarle el boleto a la final de las manos de Messi y compañía.

Pese al dominio del balón de los ingleses, fue Luis Suárez quien abrió los cartones al 25’ cuando se anticipó a los centrales del Liverpool y con el olfato de un goleador mortal la mandó a guardar con solo desviar la trayectoria del ‘dardo envenenado’ lanzado por Jordi Alba.

El gol le brindó confianza a los muchachos de Valverde y desesperó a los de Klopp que tuvieron el empate en los botines de James Milner pero un monumental Ter Stegen evitó la caída de su marco y alimentó la esperanza de consumar una final más.

PSG bañaría en oro a De Gea

“Un susto grande pero con las fuerzas intactas”: Casillas

Con el partido aun en el aire, Klopp movió sus piezas pero la fortuna caminaba de la mano del Barcelona. En una rápida transición, Suárez reventó el larguero y la de gajos le cayó al argentino quien solo tuvo que empujarla a la red para colgar el 2-0 parcial en una catedral que se arrodilla ante Lio cada que frota la varita.

El 2-0 ya era un renta favorable para los culés pero Messi quería deleitar a la afición y demostrarle a Klopp que su casa es más que un templo de futbol. El argentino consumó su tanto 600 como azulgrana con una lanzamiento de falta exquisito que dejó a todos parados y provocó el estallido de Camp Nou que siente cerca su sexta Orejona, la quinta la de Pulga.

En los últimos minutos, el Liverpool intentó sobreponerse al golpe buscando el gol que le mantuviera vivo para la vuelta en Anfield, pero la desgracia se cebó en el conjunto ‘red’, cuando Salah estrelló un disparo al palo con Ter Stegen prácticamente batido. Aunque aún podía haber sido peor para el equipo británico. En la última jugada del tiempo añadido, Dembélé, recién ingresado en el terreno de juego, falló una contra clara, rematando solo a las manos de Alisson.

Luego de manifestar que el Camp Nou no era una catedral del futbol, Jürgen Klopp y el Liverpool salieron zarandeados del campo del Barcelona gracias al doblete de Lionel Messi y otro más de Luis Suárez quienes dejaron prácticamente sentenciada la llave.

Síguenos enFacebook ED deportes

Más noticias AQUÍ